CALENDARIO DEL TIEMPO – (12 PASOS)


Ya nadie duda de que nos estemos
acercando a un momento inexorable de nuestra

historia como especie. Ni los escépticos
pueden negar que algo este sucediendo a

nivel planetario, algo que va más allá de
los conflictos sociales y ecológicos, o la

transformación del paradigma científico. Para
los que vivimos esta realidad como una

experiencia energética de expansión y
conexión, los tiempos se han ido acelerando.

Crecimientos abruptos, ruptura de vínculos, desaparición de dolencias casi sin mediar

tratamiento, percepciones acrecentadas, sin
cronicidades sin límite. Parece que

estuviéramos viviendo en un parque de
diversiones monumental en donde de pronto

se han activado todos los efectos
especiales, mientras nosotros probamos todos los

juegos a la vez. A veces es divertido, a
veces es estremecedor, pero allí seguimos,

encontrándole un propósito a cada
experiencia, sintiendo cada momento como si fuera

el último. Algunos han encontrado su
propia brújula para mantenerse en el eje. Otros,

recién ahora se están dando cuenta de que
necesitan una antes de que la realidad se

termine de desmoronar sobre sus cabezas. Desde
esta forma de editorial, hoy, quiero

sugerirles doce pasos para no sucumbir al
advenimiento del 2012.

1. MEDITACION DIARIA

Ayer era recomendable, hoy es
imprescindible. La meditación diaria es el combustible

de nuestro cuerpo y nuestra alma para
recorrer este tiempo. Háganlo de manera simple:

tres fases, respiración consiente, relajación
corporal, llegada de luz. Cuanto mas simple,

mas fácil será incorporarla como habito.

2. INTENCION CLARA

No podemos continuar viviendo cada día
como quien se sube a un avión y le dice al

piloto: llévame a donde quieras. Necesitamos
un mapa. Cada mañana, escriban en sus

cuadernos cuatro cosas: la intención del
día, la intención del mes, la intención para el

año, y la intención de toda la vida. Puede
que vaya cambiando diariamente, pero va a

sostener sus acciones.

3. REGISTRO DE SUEÑOS

Nuestros sueños nos están guiando en la
dirección de nuestra evolución. Siempre lo han

hecho, pero ahora se ha vuelto mucho más
necesario que prestemos atención a lo que

dicen. Practiquen la memoria del sueño, registren
aunque no lo entiendan, compártanlos

con otros.

4. DESAPEGO RADICAL

Antiguas relaciones y personajes del
pasado se están presentando en nuestro campo.

El propósito es que terminemos de cerrar
todos los cabos sueltos, desapegándonos de

aquello que refleja nuestra antigua forma
de ser. Despídanse de manera genuina, con

cartas de despedida que incluyan: agradecimiento,
perdón y asumir la responsabilidad

del corte. Descubrirán que reciben a
cambio una energía extraordinaria.

5. REDES SOCIALES

Reúnanse con sus pares, con aquellos que
comparten esta filosofía de vida. El cambio

nos encontrara reunidos. Participen en
eventos, exposiciones, meditaciones globales,

foros… manténganse conectados. Asistan
a cursos, seminarios. Generen sus propios

círculos sagrados.

Muy importante tengan cuidado con los
falsos profetas, si se dejan guiar por ellos

perderán el dinero la energía i
posiblemente la gran ocasión de evolucionar. Como

identificarlos, en cuatro consejos: cobran
dinero por enseñar, suelen ser esclavizadores

controladores, dicen tener una gran
capacidad de conocimiento, también predican

con el miedo para tener mejor control y
por ultimo complican muncho las cosas dan

munchas vueltas para poder mostrarse como
grandes maestros.

Un buen maestro comparte las enseñanzas
gratuitamente, ayuda a ser libres de los

registros que nos impusieron, siempre
tiene cosas que aprender de todos y tengan

muy encueta que les diga que el
conocimiento muy simple porque todos nosotros lo

tenemos en nuestro interior y finalizando
les dirá que lo compartan con otros seres.

6. RITUALES CON LA TIERRA

La Madre Tierra está evolucionando junto
con nosotros. De hecho, ella es la iniciadora

de este movimiento y la razón fundante de
que estemos girando hacia un destino

superior. Es la nave que nos lleva a
través del cosmos. Hagamos rituales de la manera

más simple y universal: dejando una
ofrenda de alimento y amor a ella y sus criaturas.

7. TIEMPO EN LA NATURALEZA

Salgan al sol, aunque sea en la terraza, aunque
este lloviendo…tomen contacto con la

energía natural en toda oportunidad que
tengan. Caminen en lugar de tomar un taxi,

observen las señales del viento, las
plumas, las nubes. Cárguense de vitalidad y pureza.

8. ARTE

Exprésense creativamente, aun cuando
sientan que no tienen capacidad artística. El

arte es una cualidad inherente a la
especie, solo que nos han condicionado para aceptar

solamente ciertas formas creativas. Pinten,
modelen, dibujen, canten, dancen, actúen.

Háganlo solos o con otras personas pero
permitan que el alma hable en su propio

código, que es el del arte.

9. AFERRENSE A SUS SUEÑOS

Cada alma tiene un sueño, y ese es su
Norte. Encuentren lo que los hace felices y sigan

su huella. Abandonen definitivamente
todos aquellos prejuicios y creencias limitantes

que les dicen lo que es posible y lo que
no. Cuando lleguemos al momento que nos

espera como especie, no nos servirá de
nada haber hecho las cosas según se esperaba

de nosotros. Encuentren su misión Ya.

10. LIMPIEZA KARMICA

Nuestros campos de energía están llenos
de residuos que ya no son funcionales a

nuestro crecimiento. En otras épocas, tal
vez nos hubiera tomado años comprender y

transmutar esos restos de experiencias
karmitas. Hoy, la aceleración y los cambios en

nuestro ADN hacen estallar las
cristalizaciones antiguas. Limpien lo que queda de ellas

con trabajo de chakras, sanación con
sonidos, trabajo energético o lo que tengan al

alcance.

11. DESCANSO

Todo este devenir produce en nosotros un
desacostumbrado cansancio. La materia es

más lenta a la hora de ajustar su
dinámica a la de la conciencia. Protéjanse descansando

lo suficiente, y más. Si pueden, tomen
una siesta cada tanto, no importa el momento del

día. Si no pueden, reemplacen alguna salida
de compromiso por tiempo para ustedes,

relajación y silencio reparador.

12. ASISTENCIA SUPERIOR

Estamos siendo acompañados por entidades
espirituales de distintos colores y

frecuencias, pero con el mismo gran
proyecto: ser testigos del maravilloso momento

en que una especie transita de una
dimensión a otra (si! somos nosotros!). Hasta cierto

punto, pueden ayudarnos con conexiones amorosas, estimulo
e inspiración.

Anuncios

INCUBAR UN SUEÑO


Vamos a abordar un tema sobre el que me
preguntan con asiduidad y del que se puede extraer mucha información que,
debidamente interpretada, nos dará claves para la toma de decisiones en la vida
cotidiana. La incubación de un sueño era una práctica muy común en la
antigüedad para atraer hacia los humanos la ayuda de los dioses en la solución
de sus problemas. Incluía todo un rito de purificación en el templo de la
deidad correspondiente y, tras dormir allí, el demandante esperaba recibir un
sueño que le proporcionara la solución de su problema. Hoy dia no necesitamos
dormir en un templo, pero si recrear unos sencillos pasos que nos darán acceso
a la respuesta de nuestra alma.

 Lo más importante respecto a una
incubación es la intención con la que la hacemos. Hemos de tener la total
certeza que obtendremos la respuesta adecuada a lo que preguntamos, y que
además la tomaremos en cuenta por ser la más acertada. Es como cuando vamos a
un restaurante y pedimos la cena, ¿tenemos alguna duda de que vamos a ser
servidos? Pues de la misma manera el universo nos sirve todo el “alimento”
que necesitamos en forma de información simbólica.

 Una incubación puede tener también
respuesta en forma de señales en la vida diaria, una conversación casual que
oímos sin querer, la letra de canción que se repite en nuestra mente una y otra
vez, un cartel de la carretera, una escena de una película con la que nos
sentimos especialmente unidos, la contestación de un hijo. Parece magia pero no
lo es, es tan sólo energía en movimiento. Tener en la mente una pregunta es la
mejor manera de provocar en el universo el despertar de una serie de
acontecimientos que nos llevará a hallar la tan ansiada respuesta a nuestras
preguntas. Es lo que Jung llamó sincronicidad. El quid de la cuestión es ¿cómo
saber que es una contestación a mi pregunta y no imaginaciones mías? La respuesta
está en la reacción emocional. Si cuando lees esa frase, una amiga te dice una
opinión, oyes esa canción o miras la escena de una película te emocionas, algo
se te mueve en el interior, es una respuesta para ti. Conectar con el
sentimiento y la intuición es mucho más certero que la explicación de la mente
racional. De hecho, estamos entrenados a ahogar la intuición por toneladas de
discurso racional que impide el aprovechamiento de nuestra sabiduría interna y
profunda que proviene del Ser.

 Cuando hacemos una pregunta a nuestra
alma para que la conteste a través del sueño, estamos llamando a la parte de
nosotros que es capaz de acceder tanto a nuestro inconsciente más profundo,
como al inconsciente colectivo de la humanidad. El plano material tiene limitaciones
que otros planos no poseen. En consciente (exceptuando los entrenados en vivir
en el SER y no en el ego) nuestras limitaciones no nos dejan ver la realidad,
la verdad de personas y situaciones, pues las vemos a través de los filtros o
patrones de conducta del ego. Afortunadamente cada noche el SER tiene la
oportunidad de darnos información y asesoramiento en el viaje que el alma
emprendió un día hacia él. JJ Benítez escribió una vez que “Los sueños son
la ventana que Dios, conmovido, olvidó cerrar”, y gracias a eso, el Ser
pacientemente espera a que una día descubramos el inmenso tesoro de que
disponemos. Repite una y otra vez su mensaje y nunca se cansa de intentarlo,
aún cuando los humanos una y otra vez ignoramos sus enseñanzas. Eso si que es
amor incondicional!

 Si yo quiero saber si una determinada
persona que ha aparecido en mi vida es buena para mi, sólo tengo que
visualizarla antes de dormir y hacer una pregunta reiterada, en positivo e
insistentemente hasta quedar dormida. En ese momento, nuestra mente
inconsciente entra en acción y accede sin trabas a la información que yo
necesito para tomar mis decisiones. En ese nivel, puedo sintonizar directamente
con esa persona y resolver en otros planos de conciencia lo que en el físico no
puedo acceder de momento. El sueño nos hablará de su patrón de conducta que
resuena con el nuestro y, consecuentemente, podremos decidir si lo deseamos
perpetuar en nuestra vida o no. No olvidemos que tanto en los sueños como en la
vida real, las personas que tenemos alrededor son proyecciones nuestras, partes
de nosotros con los que interactuamos y pueden reflejar tendencias destructivas
o constructivas . Nuestro trabajo en la interpretación es analizar las
tendencias de esos patrones y decidir si los queremos alimentar o no.

 En el caso del trabajo, una cosa es la
creencia del ego en sus limitaciones y otra la misión que cada alma ha venido a
realizar. Conectados con el ego tendemos a desvalorizarnos y en consecuencia
elegimos de forma inconsciente vivir situaciones que en realidad no deseamos, y
en consecuencia trabajos que no nos producen satisfacción. Conectados al Ser,
éste tiende a enfrentarnos con dificultades, a que superemos nuestros propios
límites, y en consecuencia a crear una realidad de gozo y alegría.

 Lo más efectivo es visualizarnos por la
noche trabajando en algo que nos motiva, nos encanta, nos sentimos útiles y
llenos de luz, al tiempo que haces la pregunta de ¿cuál sería ese trabajo ideal
que me haría sentir así de bien? O ¿cuál es la misión que mi alma ha venido a
desarrollar en esta vida? No hace falta visualizar algo muy en concreto, sino
recrear el sentimiento que queremos experimentar en esa labor. Es muy posible
que las primeras contestaciones a una incubación de este tipo, el sueño nos enfrente
con una grabación de limitación que esté activa en nuestra mente y que se opone
al objetivo del alma. Por ejemplo, alguien que tras incubar su misión sueña que
su jefe actual le está atacando y le despide, algo que haría en su vida de
vigilia. Lo que cree la soñante es que los jefes son agresivos, y ellos no son
otra cosa que la representación de su propio jefe interno que lo es. Ella a si
misma se trata a patadas y como consecuencia atrae a su vida un jefe que actúa
con ella igual. El asunto es mucho más profundo que eso, porque tanto la
soñante como su jefe en la vida de vigilia están proyectando entre si un patrón
de agresor-víctima. Como lo que vivenciamos en la vida material es la
representación de lo que hay dentro de nuestra mente, si nos creemos víctimas
atraeremos agresores, y en el tema que nos ocupa, seguiremos atrayendo trabajos
con los que nos sentimos mal. El sueño nos daría la pista de que lo primero es
cambiar en la mente la idea de que el trabajo es un suplicio, por el de que el
trabajo es algo que me llena de alegría y energía. Si logramos reprogramar
correctamente la nueva creencia, la siguiente vez que incubemos la misma
cuestión, el sueño se aproximará mucho más al objetivo, y nuevos personajes más
sabios nos guiarán hacia un futuro laboral más acorde con nuestros objetivos.

 Feliz incubación!

Fuente:  Beatriz F. del Castillo

Autora de “La clave está en tus
sueños”,  Ed. Edaf.  2006

 

EL ANGEL DE LA DESPEDIDA


La despedida duele. Tener que despedirse de una persona a la que se tiene cariño
puede desgarrarle a uno el corazón. Pero las despedidas son inevitables. No
podemos retener al otro. Él desea seguir su camino y tiene que hacerlo para
realizar su vida.

Nuestro curso vital conoce innumberables despedidas.
Tenemos que despedirnos de un entorno familiar porque deseamos estudiar en otro
lugar, porque hemos encontrado un trabajo.

Todo cambio exige una
despedida. Sólo con la despedida podemos confiarnos realmente a lo nuevo, y sólo
así lo nuevo puede arraigar en nosotros.

Muchos quisieran sujetar a todas
las personas con las que se han familiarizado. Quisieran continuar una amistad.
Pero hay amistades que sólo son buenas durante cierto tiempo; luego continúan
por rutina, se mantienen por compromiso o por no herir al otro; pero no hay ya
sintonía.

Es el momento de la despedida. Entonces trato con el otro
cortésmente; le doy a entender que puede tomar otro rumbo. Y quedo libre para
emprender algo nuevo.

Hay una despedida que duele especialmente. Es la de
la pareja conyugal o de la amiga con la que alguien intentó convivir de por
vida.

Muchos tienen que pasar hoy por esta dolorosa despedida. Una
amistad que se deshace. O un matrimonio que no puede continuar porque los
cónyuges se hieren mutuamente y convierten la vida en un infierno. Muchos, en
lugar de hacer una verdadera despedida, regatean su separación con el abogado y
siguen peléandose; el amor degenera en odio.

Los terapeutas de parejas
han desarrollado un ritual para tales situaciones, destinado a lograr una
despedida cortés. Ese ritual pide que yo haga memoria de las buenas experiencias
que tuve con el cónyuge, que le exprese mi gratitud por todo lo que hizo por
mí.

Sólo entonces puedo decirle por qué, a pesar de ello, hemos de
separarnos. Cada uno podrá seguir su camino sin tener que borrar los últimos
años de su vida. Ambos pueden aceptarlos agradecidos, y luego buscar libremente
cada cual su destino sin amargura, sin inculpaciones, sin
desgarramiento.

Pero no se despide uno tan sólo de sus semejantes.
Tenemos que despedirnos de costumbres, segmentos biográficos, modos de vida. El
que nunca se ha despedido de su infancia proyectará siempre sus deseos
infantiles.

El que nunca se ha despedido de su pubertad, seguirá preso de
las ilusiones que se forjó sobre la vida. Tenemos que despedirnos de nuestra
juventud si queremos ser adultos, de nuestra soltería si queremos casarnos, de
nuestra profesión si envejecemos. Pero, sobre todo, tenemos que despedirnos de
las heridas de nuestra historia vital.

Que el ángel de la despedida te
ayude a licenciar todos los modelos que dificultan la vida, como el modelo del
perfeccionismo, que te obliga a controlarlo todo, o el modelo de la
autoagresión, que te impulsa a buscar la culpa en ti o a
desanimarte.

Tienes que arrumbar el modelo que te obliga a demostrarle a
tu madre tu valía por el rendimiento. Quizá ahora sea la escuela o la Iglesia el
objeto de tus planes; pero sigue siendo el viejo modelo por el que te riges. Si
no licenciamos los antiguos modelos de vida, nos obligamos a lesionarnos o
lesionar a otros.

Ojalá que el ángel de la despedida te ayude a licenciar
tu pasado y los antiguos modelos de vida, para que puedas vivir totalmente en el
presente y realizar tus posibilidades latentes, para que pueda crecer lo nuevo e
insospechado que hay en ti.

Fuente: Anselm Grün
Monje Benedictino

 

EL GATO SABE RELAJARSE, YO NO…!!!


Leí una vez un proverbio chino que decía algo así: “La gente se arregla todos
los días el cabello, ¿por qué no el corazón?”. Quizás la palabra clave para
comprender los problemas de hoy sea una sola: desarmonía.

Hay una armonía escondida
en la naturaleza: la sucesión de las estaciones, el equilibrio ecológico de las
especies, el del clima, la tierra y el mar. El gato de la esquina sabe
relajarse, yo no. Para él es un proceso natural instintivo. Yo, como tengo
cerebro, puedo elegir entre relajarme o no parar. Nuestra sociedad ha elegido no
parar, eso que llaman estrés y deberíamos llamar simplemente desarmonía.

Tal aceleración provoca
ansiedad, mal humor, agresividad, angustia. Con la desarmonía bajan nuestras
defensas y vienen las enfermedades del cuerpo y del espíritu. El problema es que
esto del estrés es como una droga inyectada en la sangre, que lejos de saciar
pide más actividad, mayor rapidez y huida. Cada vez resulta más difícil
detenerse. De aquí que la gente odie el silencio. Lo evita con cascos para
escuchar música, con deportes de riesgo, fines de semana frenéticos, velocidad,
comida, viajes, sexo, nuevas sensaciones, alcohol, compras, espectáculos. Todo
menos sentarse y respirar.

Cuando respiras en
silencio se va produciendo una toma de conciencia de todo el ser y las piezas
del cuerpo y el alma comienzan a recobrar su conexión, su armonía, como los
instrumentos de una orquesta sinfónica.

Quizás la situación
dispersa en la que vivimos ahora mismo esté llegando a su límite. Hay gente que
no puede soportar la saturación de vehículos en la carretera, los viajes cada
vez más complicados en avión, las esperas, la aglomeración en los grandes
almacenes, el exceso de impactos publicitarios, el bombardeo informativo, la
cara omnipresente de los políticos, la comida basura, el exceso de
prohibiciones, el Estado padre, madre y maestro, la música estridente, el
altavoz del vecino, las exigencias del jefe, la competencia del compañero, los
gritos de la vecina, la tele todo el día encendida…

Hay gente que necesita
pararse y respirar. Quizás la primera vez requiera un esfuerzo, suponga un
vértigo. La segunda notarás que tienes pulmones y que tu pie toca una partitura
que forma parte de la sinfonía que dirige tu cerebro. “No se puede impedir el
viento, pero pueden construirse molinos”, aseguran los holandeses. Quizás no
podamos apearnos de este mundo lanzado como un prototipo de Fórmula 1, pero
empezaremos a darnos cuenta de que vamos a toda velocidad. Y eso es una manera
de despertar del engaño.

A través del estudio de
una sociedad estresada y del trabajo de las técnicas de relajación, es preciso
ofrecer un camino para peinarse algo más que el cabello cada mañana. Pues
respirar en silencio viene a ser algo parecido a recuperar nuestro ser. Dice el
poeta Antonio Colinas: “Que respirar en paz la música no oída / sea mi último
deseo, pues sabed / que, para quien respira / en paz, ya todo el mundo/ está
dentro de él y en él respira”. Éste es el mejor, por no decir el único descanso
y la manera de ir curando nuestro agobiado corazón.

Fuente:   Pedro Miguel Lamet

 

ERES UN ILUMINADOR DE CORAZONES??


“La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente
racional es un sirviente fiel. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente
y ha olvidado el regalo”
Albert Einstein

La luz engendra a la
luz.
El amor engendra al
amor.
Esa es la historia completa de
la existencia.
Esa es la trama de la
vida.

Sin embargo, tú aún piensas
que la vida es una situación apremiante.
¿Y si acaso supieras que existe una Gran Luz que te
ilumina?

¿Y que cuando dos Seres
Humanos se encuentran, ellos son como dos palillos pegados juntos por una Mano
No Vista, y entonces encienden, una y otra vez, dos llamas que se funden en una
sola?
¿Y si cada persona que
conocieras fuera como una especie de nota adhesiva que te recuerda que tu luz
está encendida?

La luz que reside
dentro de ti solamente puede estar encendida.
Únicamente parece que se opaca debido a
irrelevancias.
Tu tarea parece ser la
de aclarar tu luz para que otros puedan verla fácilmente. Esto es lo más
sencillo por hacer.

Y habrá algo
en los ojos de los demás que te hará saber que tú lo has
logrado.
Y sin embargo, tú no tienes
que ver esa luz sensible.
No estás
aquí para conseguir señales de que has triunfado.

Estás aquí para responder a Mi llamado de irradiar
más luz.
Cuando lo hagas, sentirás
una respuesta dentro de ti mismo que dirá,
“Sí, es ésta. Ésta es la señal
indicada”.

Eres un iluminador de
corazones.
Tu corazón se ilumina, y
ahora compartes tu luz.
¿Qué tan
difícil puede resultar hacer esto?

Recuerda que tu llama arde por Mí y no por los otros,
aunque ellos también sean beneficiados con ella.
Silenciosamente, vives para Mí, y así sigues Mi
Voluntad.
No es difícil conocer Mi
Voluntad.

Yo te acabo de decir lo
que es.
También te he dicho que es lo
que tú más ansias hacer, ya que Nuestras Voluntades están
alineadas.

Tu verdad no está
separada de la Mía.
Las tangentes no
son tu voluntad.
Ellas simplemente te
distraen de tu voluntad.


eliges los detalles de tu vida.
Pero
no eliges el propósito de la misma.
No tienes otra opción más que difundir
luz.

Tú batallas en causas
perdidas cuando piensas que existen otras opciones.
Y cada vez que intentas algo nuevo, lo
descubres.
No por lo que te ocurra en
el exterior, sino por lo que te suceda interiormente.
Tu vida no se edifica a partir de lo que te
sucede.

Tu vida se edifica a
partir de tu luz y de cómo la haces brillar.
Eso no requiere esfuerzo.

Más bien es evitar al esfuerzo, el cual a menudo
quiere determinar algún resultado en particular.
Pero tú no estás tan preocupado por los resultados,
ya que eres un iluminador.
¿Cómo
brilla la luz?

Tan solo
brilla.
No tiene miedo de
hacerlo.
No piensa en que harán los
otros con ella.

La luz es luz, y
está hecha de si misma.
Tú reflejas
tu luz.
La estás reflejando ahora
mismo mientras lees estas palabras.
Tu luz se impregna a través de toda
existencia.

Se irradia hasta la
estrella más lejana, porque tú eres el eco de una estrella.
¿Qué puede hacer una estrella más que
brillar?
Reflejada en Mi luz, emite
Mi luz.

¡Qué feliz que es una
estrella!
Considera a cada estrella
del cielo nocturno como un destello de Mi luz irradiado a través de
ti.
O considera a cada estrella como
a una vara sostenida en Mi mano para exaltar tu luz.

La luz es recíproca.
También es interminable.
Infinita y circulante.

La luz se extiende a través de todo.
Corta el acero.
No existen los límites para la
luz.

La luz viaja al mismo tiempo
en que se queda en el lugar.
Tú eres
la velocidad de la luz.
Y eres un
viajero de la luz.

Y eres la luz
que nunca se mueve.
Tú irradias
luz.
Y ahora piensa en
esto:

Es Mi luz la que tú
irradias.
¿No es eso
maravilloso?
¿Cómo te hace sentir
eso?

¿Estás contento al saber que
eres un privilegiado dentro de un universo de seres
privilegiados?

¿Estás contento al
saber que tú eres la luz entre muchas luces?
La luz es la verdad acerca de ti, y no todas las
demas cuestiones.

IN MEMORIAM FACUNDO CABRAL (1937-2011)


Símbolo de la paz y la libertad con su música de trovador, el cantautor argentino Facundo Cabral ha muerto de la forma que menos merecía: asesinado a tiros por unos sicarios. Acababa de terminar una gira en Guatemala y se dirigía hoy hacia el aeropuerto internacional de La Aurora, en el sur de Ciudad de Guatemala, cuando un grupo de desconocidos le ha acribillado dentro de la furgoneta en la que viajaba con el empresario nicaragüense Henry Fariña.

 

AYER SOÑE QUE PODIA Y HOY  PUEDO

Nacemos para encontrarnos
(la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la
humanidad es una sola familia y

que habitamos un país
llamado Tierra.

Somos hijos del amor, por
lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos),
y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que
recordar padres felices.

Hay tantas cosas para
gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de
tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso
estamos rodeados de buenas noticias.

Cada mañana es una buena
noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena
noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del
que no canta porque algo esconde.

Eso lo aprendí de mi
madre que fue la primera buena noticia que

conocí.

Se llamaba Sara y nunca
pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo llegaba la
felicidad y la distraía, nunca usó

Agenda porque sólo hacía
lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón.

Se dedicó a vivir y no le
quedaba tiempo para hacer otra cosa.

De mi madre también
aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo,
le puedes decir basta a la mujer (ó al hombre) que ya no amas, al trabajo que
odias, a las cosas que te encadenan a la tarjeta de crédito, a los noticieros
que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora
mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y
ahora mismo.

Me he transformado en un
hombre libre (como debe ser), es decir que mi vida se ha transformado en una
fiesta que vivo, en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la
lujuria del Caribe, desde la lúcida locura de Manhattan al misterio que
enriquece a la India, donde la Madre Teresa sabe que debemos dar hasta que
duela. Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta,
misteriosa, sensualmente, porque lo que teje esta red revolucionaria es la
poesía. Ella nos lleva de la mano y debajo de la luna, hasta los últimos
rincones del mundo, donde nos espera el compinche, uno más, el que continúa la
línea que será un círculo que abarcará el planeta. Esta es la revolución
fundamental, el revolucionarse constantemente para armonizar con la vida, que
es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando fatalmente para iluminar
cada rincón. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque
todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía
la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día.

Vive de instante en
instante porque eso es la vida.

Me costó 57 años llegar
hasta aquí, ¿cómo no gozar y respetar este

momento?

Se gana y se pierde, se
sube y se baja, se nace y se muere. Si la historia es tan simple, ¿porqué te
preocupas tanto?. No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la
Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno.

Perdónate, acéptate,
reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la
eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre,
para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos,
pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te
liberarás de esas cadenas. Si estás atento al presente, el pasado no te
distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este
mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en
cada instante, pero no digas no puedo ni en broma porque el inconsciente no
tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo
intentes.

Si quieres recuperar la
salud abandona la crítica, el resentimiento y

la culpa, responsables de
nuestras enfermedades. Perdona a todos

y perdónate, no hay
liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada
peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el
resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice
de lo que te disgusta. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de
nuestra vida, es distraerse de ella. El bien y el mal viven dentro de ti,
alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que
enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que
nos sucede es en

vano.

No te quejes, recuerda
que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son
ganancia. Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida.

Libérate de la ansiedad,
piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente…

Facundo Cabral

LOS CUATRO ACUERDOS


«No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento».

 

Así comienza el libro de los Cuatro Acuerdos de la Sabiduría Tolteca, un luminoso tratado destinado a poner fin a la Ilusión y al Caos creado por la mente.

Como siempre con pasa con la Grandes Verdades lo único nuevo somos nosotros.

Cambiamos los enfoques, las maneras de plantearlas, las justificamos con los últimos conocimientos científicos solo para darnos cuenta de que cientos, cuando no miles de años atrás ya habían sido formuladas.

Cuando el Buda Gautama expresaba que todo es unidad y que nuestros actos afectan siempre al Karma no solo de la humanidad sino de la Creación toda, tal vez no suponía que iba a tener que esperar casi 2500 años para que la teoría del campo unificado le permitiese quedarse tranquilo con su verdad… Supongo que debe haber sido una espera dura en la ansiedad de haberle errado al Nirvana; un colectivo equivocado y la reputación de casi tres milenios al tacho!!

Esto es exactamente lo que sucede con la teoría tolteca sobre el Mitote. Los toltecas sostuvieron, mucho antes de que nosotros los autorizáramos con nuestros “descubrimientos” en neurofisiología y física cuántica, que vivimos dentro de un sueño. Una fantasía elaborada a través de la incesante actividad de nuestras mentes y que entrelazada con otras fantasía del conjunto toman estatus de “verdades”.

De hecho esta misma “teoría” puede ser rastrada casi en el total de las tradiciones Espirituales de los pueblos antiguos alrededor del mundo (La Mara Hindú por ejemplo).

Bien, dentro de este sueño o Mitote deberíamos ser libres e crear cualquier realidad que, literalmente, se nos ocurriera; sin embargo sostiene que nuestra capacidad creadora no ha sido debidamente fomentada, de hecho ha sido deliberadamente corrompida, en el nombre de lo que se denomina el bien común que no es más que la normativa para controlar el orden social.

Herramientas involuntarias y bien intencionadas de esta “Castración Creativa” ha sido nuestros padres en primer lugar, todo los adultos con autoridad física o moral sobre nosotros y después los condicionamientos sociales en general: El “qué Dirán” el “que no se note” y todos los que seguro te están viniendo a la mente. A estos condicionantes los Denominaban Acuerdos, puesto que se instalaban con la Voluntad (no siempre consciente ni informada) del individuo.
Y acá llegamos a otro punto interesante:
Ningún acuerdo puede ser instalado “por la fuerza” en el otro sino con su consentimiento.

Por supuesto está de más decir que la capacidad de oponernos a los acuerdos es directamente proporcional a nuestro grado de madurez y a nuestro grado de consciencia de Auto-responsabilidad, así también como la capacidad de modificar y eliminar acuerdos autolimitantes o de establecer nuevos acuerdos.

Es sobre esta base que los toltecas construyen la Teoría de los Cuatro Acuerdos en orden de establecer un método simple (no fácil, simple) y accesible a cualquiera que tome la decisión de reprogramar sus acuerdos internos.

Hago la aclaración de que no son fáciles porque estamos viviendo en una época de soluciones “Quick” que nos está llevando a la peligrosa tentación de una espiritualidad con iguales características.

Depende de los años que tengas ya oíste el

  • “piense y hágase rico”
  • “cómo cambiar tu vida en una semana”
  • “cómo bajar de peso en 3 días”
  • “cómo conquistarla/lo con solo dos gestos” (…espacio libre para la imaginación…)

Las cosas pueden ser Extremadamente simples, de hecho lo son en la gran mayoría de los casos porque la dinámica cósmica no incluye el concepto de la complicación. Sin embargo para sintonizarnos con dicha dinámica debemos tener un gobierno exquisito sobre cada parte de nuestro ser, tanto sensible como mental y energético.

Hoy en día todos somos conscientes de que somos lo que pensamos y que todo lo que percibimos lo percibimos en realidad en el espejo de la memoria, sale hasta en las revistas de entretenimiento haciéndonos sentir como unos inútiles porque nosotros ya hemos imaginado la casa en la Riviera Francesa con gaviotas y todo y hemos vuelto a despertar en la casita de Larguirucho. Sin embargo lo que no nos han dicho no es mentira aunque tal vez no sea toda la verdad. Porque la Verdad no siempre vende.

Para que un pensamiento creativo genere un desplazamiento dimensional o más aún, modifique la dimensión en la que nos hallamos, tiene que haber una acuerdo ABSOLUTO entre nuestro cuerpo, nuestra mente tanto consciente como inconsciente y nuestra energía espiritual, así como también la certeza inviolable de que es un hecho consumado simplemente PORQUE NO PUEDE DEJAR DE PASAR.

No sé vos… yo estoy en la etapa de seguir participando, aunque el juego es hermosos y cada logro llena el alma de gozo.

Así que los toltecas establecieron acuerdos que no demandan ni más ni menos que el mencionado esfuerzo pero que son de una aplicación tan simple que vale la pena intentar, porque los resultados no se hacen esperar.

1º Acuerdo “SE IMPECABLE CON TUS PALABRAS”

Comprendemos la palabra como la manifestación de nuestros pensamientos y a nuestros pensamientos como la manifestación de nuestra realidad interna.

Nunca hablamos bien o mal del otro simplemente porque nuestra mente no registra su existencia en su realidad, hablamos de lo que vemos de nosotros en el otro porque eso sí está en nuestra realidad interna.

Nunca expresamos un deseo sino la certeza de la realidad de una carencia puesto que en nuestra mente solo podemos desear lo no tenemos.

Las palabras son un puente entre la energía creadora y la manifestación. Son el sortilegio que trae a la vida todo aquello que habita en nuestro interior.

El Dr. Ruiz habla en el libro de la “Impecabilidad” de la palabra remitiéndose al latín “pecatus” y definiendo así como un discurso sin pecado. Sin embargo “pecatus” hace más bien referencia a errar la flecha el blanco y desde allí la aspiración es a un discurso pensado cuidadosamente; teniendo en cuenta su objetivo final, es decir que no importa tanto lo que decimos o porque lo decimos sino para qué lo decimos y allí radica la impecabilidad.

Eso sí el Dr Ruiz hace referencia a una definición de pecado maravillosa:

“Un pecado es cualquier cosa que haces y que va contra ti. Todo lo que sientas, creas o digas que vaya contra ti es pecado… Ser impecable es no ir contra ti mismo. Cuando eres impecable asumes la responsabilidad de tus actos pero sin juzgarte ni culparte.”

2º Acuerdo “NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE”

Aaahh el ego!! Esa pequeña porción casi invisible de nuestro Ser Magnificente que ocupa todo un espejo.

Todos los acuerdos se desprenden del primero, así tomarnos las cosas personalmente es no ser impecables con nuestras palabras hacia nosotros mismos.

Siempre asumimos que todo empieza y termina en nosotros cosa que solo es aplicable dentro del espacio de nuestra propia realidad. El otro no puede juzgarnos ni para bien ni para mal. No nos conoce lo suficiente, de hecho, ni nosotros nos conocemos lo suficiente para poder juzgarnos y el único capaz de decir sin lugar a dudas “Sé quién Eres” no ha tenido nunca la intención de juzgarnos porque nos reconoce como una parte suya creada y manifestada para ser perfecta.

El otro solo se juzga a sí mismo a través nuestro.

Ccuando te dicen “la verdad es que sos una mala persona” está hablando de sí misma, y ojo! Cuando te dice que sos lo más grande que hay también.

No tomarnos nada personalmente nos permite ubicarnos en un espacio de equilibrio y de satisfacción con quiénes somos, y con lo que estamos construyendo, que nos libera del miedo, la ansiedad, la necesidad de sostener ideas ajenas y de compensar nuestros hipotéticos errores frente a todo el que nos lo exija.

Que tu sed de perfección nazca de la necesidad de manifestar el Dios que sos y no de conformar al otro.

Un amigo mío solía decir “me molesta que hables de vos cuando estás hablando de mí”

3º Acuerdo “NO HAGAS SUPOSICIONES”

Suponemos para compensar el miedo a los desconocido, la ansiedad de no ser correspondidos en nuestros afectos, nuestras ideas o nuestras normativas.

Suponemos como un acto de supervivencia que se nos tornó vicioso y que seguimos utilizando porque es más simple que vencer nuestras barreras y preguntar por miedo a la respuesta.

Sin embargo este mecanismo no hace más que producirnos angustia porque vivimos imaginado escenarios posibles sin saber nunca si son reales y esto por no mencionar el desgaste que produce en relación con el otro.

El “gran finale” de nuestra adicción a las suposiciones es cuando comenzamos a hacerlas incluso sobre nosotros mismos.

Consideramos el conocernos o el explorarnos como un acto gratuito puesto que ya sabemos todo lo que tenemos que saber de nosotros, y en realidad tenemos los ficheros llenos de suposiciones generadas para satisfacer la necesidad de respuestas de la mente. Así el mitote crece en nuestro interior llenándonos de caos y ruido e impidiéndonos conectarnos con nuestra esencia divina.

4º Acuerdo “HAZ SIEMPRE TU MÁXIMO ESFUERZO”

Si al apoyar la cabeza en la almohada te asalta la intranquilidad de saber que no viviste según los cuatro acuerdos, ni los tres o ni siquiera uno, tenés dos caminos: o juzgarte y continuar el camino del mal acuerdo o preguntarse si eso fue lo máximo que podías hacer el día de hoy.

No todos los día son iguales, las exigencias, nuestro ánimo, los desafíos de la dualidad hacen difícil discriminar la realidad de la ilusión. Comprender esto, comprenderte como un Ser en camino de perfección y no perfecto; saber que has dado cada minuto lo mejor de vos sin importar lo que esto signifique de un minuto al otro, es el mejor camino para sostener los acuerdos y alcanzar lo que los toltecas llaman “El Cielo en la Tierra”

A demás tu mejor esfuerzo es lo único que podés dar con total responsabilidad, actitud de gozo y entrega; y eso es exactamente lo que se requiere para alcanzar la Maestría.

Anteriores Entradas antiguas