¿Qué sucedío cuando te iluminaste?


1

 

Me reí, una risa estruendosa, viendo el completo absurdo del intento de ser iluminado. El asunto entero es ridículo porque nosotros nacemos iluminados, y tratar de hacer algo que ya es el caso, es la cosa más absurda. Si tú ya lo tienes, no puedes lograrlo; solamente pueden ser logradas aquellas cosas que no tienes, que no son partes intrínsecas de tu ser.
Pero la iluminación es tu naturaleza más profunda.
Justo antes del veintiuno de marzo de 1953, siete días antes, dejé de trabajar en mí mismo.
Llega un momento en que vez la completa futilidad del esfuerzo.
Has hecho todo lo que puedes hacer y nada está sucediendo. Has hecho todo lo que es humanamente posible.

Luego ¿Qué más puedes hacer?

En completa impotencia uno abandona toda la búsqueda.
Y el día que la búsqueda terminó, el día en que no estuve buscando nada, el día en que no estaba esperando que sucediera algo, empezó a suceder.
Una nueva energía despertó fuera de ningún lugar.
No venía de origen alguno. Venía de ningún lugar y de todos los lugares. Estaba en los árboles, en las rocas y en el cielo y en el sol y en el aireestaba por todos lados. Y yo que había estado buscando muy duro, pensaba que se encontraba muy lejos. Y estaba tan cerca y tan junto.

Esa noche y desde esa noche nunca más he estado en el cuerpo. Yo estoy envolviéndolo, alrededor de él.
Me volví tremendamente poderoso y al mismo tiempo muy frágil. Me volví muy fuerte, pero esa fuerza no es la fuerza de un Mohammed Ali.
Esa fuerza no es la fuerza de una roca, esa fuerza es la fuerza de una rosa tan frágil en su fuerza tan frágil, tan sensible, tan delicada.

“El día en que me iluminé” simplemente significa el día en que me di cuenta de que no había nada que lograr, no hay ningún lugar a dónde ir, no hay nada que hacer. Ya somos divinos y ya somos perfectos tal y como somos. Ninguna mejora es necesaria, absolutamente ninguna. Dios nunca crea alguien imperfecto. Incluso si tú te cruzas con un hombre imperfecto, veras que su imperfección es perfecta. Dios nunca crea algo imperfecto.
Recuerda, desde ese día en realidad nunca he vuelto a estar en el cuerpo; sólo un delicado hilo me une al cuerpo. Y estoy continuamente sorprendido de que de alguna forma el Todo debe estar deseando que permanezca aquí, porque no estoy más aquí con mi propia fuerza, No estoy más aquí por mí mismo. Debe ser el deseo del Todo de mantenerme aquí, de permitirme demorarme un poco más aquí, en esta orilla. Tal vez el Todo quiere que comparta algo con ustedes a través de mí.
Esa noche yo me convertí en vacío y me llené. Me convertí en no existencial y me convertí en existencia.

Esa noche morí y renací.

Pero el que ha renacido no tiene nada que ver con el que murió, es algo discontinuo. En la superficie parece continuo pero es discontinuo. El que murió, murió totalmente; nada de él ha quedado.
Créeme, nada de él ha quedado, ni siquiera la sombra. Murió totalmente, profundamente. No es que yo haya sido modificado, transformado, una forma transformada, la forma trasformada de la anterior. No, no ha habido continuidad. Ese veintiuno de marzo, la persona que había vivido por muchas muchas vidas, por milenios, simplemente murió. Otro ser, absolutamente nuevo, no conectado en absoluto con el anterior, empezó a existir.
Esa noche la muerte fue total.
Fue una cita con la muerte y con Dios simultáneamente.
OSHO

EL ARTE DE ESTAR SOLO


01

 

 

La gente se apega, y cuanto más te apegas a la otra persona, más se asusta la otra persona, más ganas tiene de escapar, porque hay una gran necesidad interior de ser libres.

El deseo de libertad es mucho mayor que cualquier otro deseo, es mucho más profundo que cualquier otro deseo. De ahí que uno pueda sacrificar incluso el amor, pero no pueda sacrificar la libertad, no forma parte de la naturaleza de las cosas. De ahí que la auténtica dicha sólo pueda ocurrir en tu soledad.

La soledad es un arte, sobretodo el arte de la meditación. Estar completamente centrado en tu propio ser sin ansiar a la otra persona; estar en tal profundo reposo contigo mismo que no necesitas nada más, eso es l a soledad. Te proporciona dicha eterna.

Si primero estás arraigado en tu ser y luego te diriges a una relación, el fenómeno es completamente distinto. En este caso puedes compartir, puedes amar y también puedes disfrutar este amor. Incluso cuando es momentáneo, puedes danzar, puedes bailar, y cuando desaparece, desaparece; no miras atrás. Eres capaz de crear otro amor, de modo que no hay necesidad de apegarse.

Das gracias a tu amante, das gracias al amor que ya no está ahí porque te enriqueció y te proporcionó algunos atisbos de la vida, te hizo más maduro.

No obstante, esto sólo será posible si estás algo arraigado en tu ser. Si el amor es todo lo que tienes, sin ninguna base meditativa, sufrirás, cada relación amorosa tarde o temprano se convertirá en una pesadilla.

Aprende el arte de estar solo, y dichosamente solo; entonces, todo será posible.

Fuente:  OSHO

AFERRARSE (Osho)


 

La mente siempre se aferra y es bueno desprenderse de eso. Cada día es nuevo, cada momento es nuevo. Y después de cada momento nos adentramos en un mundo diferente, por lo que habría que estar preparado para que nada nos sujetara.

Buda solía decirles a sus discípulos que nunca se quedaran en una casa más de tres días, porque al cuarto uno empieza a sentirse como si fuera su hogar. Antes de sentir eso uno debería seguir el camino.

La mente siempre se aferra y es bueno desprenderse de eso. Cada día es nuevo, cada momento es nuevo. Y después de cada momento nos adentramos en un mundo diferente, por lo que habría que estar preparado para que nada nos sujetara. El pasado simplemente debería desaparecer, deberías morir continuamente al pasado. No pierdas el tiempo. Muere a lo que ha desaparecido; ya no está aquí.

De lo contrario, a medida que te aferras a lo que ya no existe, incluso cuando algo nuevo se haya terminado, te estarás aferrando a eso. Así es como la mente no deja de perderse cosas. Mantente siempre fiel al presente. Permanece comprometido con este momento, no existe otro compromiso.

Basta con un compromiso: el compromiso con este momento, con el aquí y el ahora.

Fuente: 

OSHO – 365 MEDITACIONES PARA EL AQUÍ Y EL AHORA (COMENTARIOS)
MEDITACIÓN 330 – AFERRARSE

EL MIEDO A ESTAR SOLO (Osho)


Image du Blog cyrilyne.centerblog.net
No se enfada, en realidad te tiene miedo.
Y para ocultar ese miedo tiene que proyectar ira.
La ira siempre es para ocultar el miedo.
…La gente emplea todo tipo de estrategias.
Hay personas que reirán para poder detener sus lágrimas.
Al reír olvidarás, ellos olvidarán… y las lágrimas pueden permanecer ocultas.
Con la ira, sus miedos permanecen ocultos.

Simplemente te estoy ayudando a abrirte en todas las dimensiones, aun cuando sientas que van contra las ideas que has sostenido hasta ahora. Incluso así, estarás disponible para dichas ideas, porque es una oportunidad para juzgar si lo que has estado pensando está bien o no. Es un momento dorado aquel en el que se te aparece algo contrario a tus ideas, a tus pensamientos, que hasta ahora has considerado racional. Pero si realmente lo son, entonces, ¿por qué temer?

Es el miedo el que mantiene cerradas a las personas. No pueden oírte… tienen miedo de oír. Y realmente su ira es el miedo del revés. Solo una persona llena de miedo se encoleriza de inmediato. Si lo hace, podrás ver su miedo. La ira es una tapadera. Al estar enfadado intenta hacer que sientas miedo: antes de que te hagas una idea de su temor, trata de provocarte miedo. ¿Ves la simple psicología involucrada en ese acto? No desea que sepas que tiene miedo. La única manera de conseguirlo es causándote temor; entonces se siente completamente relajado. Tú tienes miedo y él no… y no hay nada que temer en alguien que tiene miedo.

Su ira es un esfuerzo para engañarse. No tiene nada que ver contigo.

Pero la ira sencillamente muestra miedo; recuerda siempre que la ira es el miedo boca abajo. Detrás de la ira siempre se oculta el miedo; es la otra cara de la ira. Siempre que sientas miedo, el único modo de ocultarlo es encolerizándote, ya que el temor te dejará al desnudo. La ira creará un telón a tu alrededor, detrás del cual te puedes esconder.

– Osho