SERVIR AL PROJIMO


SERVIR

 

 

El servir al prójimo, se justifica por medio del poder creativo que llevas dentro de ti, en tu propio ser, en tu propio interno. Si procuras ayudar y servir a tus semejantes serás GRANDE, FUERTE y PODEROSO, porque estarás imitando al Creador y estarás también cumpliendo con tu fuente prodigiosa, haciendo fluir lo que se te ha dado.

La vibración más hermosa que existe, es la del Amor, y cuando se sirve al semejante, manifiestas ese hermoso sentimiento, pues vibras en armonía sublime con todo lo que te rodea. El servir a los demás es engrandecer el espíritu, que vive en lo más profundo de tu ser.

El espíritu de servicio, es dado por naturaleza, todos lo tenemos. No tengamos entonces, miedo a sentirnos cansados, agotados o inutilizados, porque nuestras fuerzas siempre son redobladas e intensificadas sin darnos cuenta en el momento en que esto sucede.

Es IMPORTANTE que nunca esperes recompensa por el acto de servir; sirve, sin condición alguna, y cuando menos te lo esperes, en igual o diversa forma te colmarás de dádivas cósmicas, pues las leyes universales se cumplen, por el solo hecho de ser sabiduría del TODOPODEROSO. Engrandece tu espíritu SIRVIENDO y esto lo puedes manifestar DANDO, HACIENDO O AMANDO.

Lleva contigo siempre en tu mente: “SÓLO SE TRASCIENDE.. ¡SIRVIENDO!” “MI CREADOR SIRVE. ¡YO TAMBIÉN ESTOY SIRVIENDO!. “Los seres humanos provenimos de Él (de nuestro Creador) y fuimos hechos a su imagen y semejanza, somos el Poder Creador en su mínima expresión. Podemos dar en abundancia, y recibir de igual manera, pues recuerda que: “el que da más, recibe mucho más”.Entonces, “si SERVIMOS en abundancia, seremos doblemente bendecidos”.

Fuente:   Louise L. Hay

Anuncios

ORACIÓN DE AGRADECIMIENTO


oracion2

En el fondo del centro de mi ser hay un pozo infinito de gratitud. 
Lleno mi corazón, mi cuerpo, mi mente, mi conciencia y todo mi ser con esta gratitud, que sale de mí en todas direcciones, llega a todo lo que hay en mi mundo y vuelve a mí en forma de más cosas por las que sentirme agradecida. Cuanta más gratitud siento, más consciente soy de que la provisión es infinita. 
Expresar gratitud me hace sentir bien, es como un agradable calorcillo en mi vida.
Estoy agradecida por mí y por mi cuerpo. Agradezco mi capacidad de ver y oír, de sentir, saborear y tocar. Agradezco mi casa y cuido amorosamente de ella. Doy gracias por mis familiares y amigos y disfruto de su compañía. Agradezco mi trabajo y en todo momento le doy lo mejor de mí. Agradezco mis talentos y capacidades y los expreso constantemente de maneras que me satisfacen. 
Doy gracias por mis ingresos y sé que prospero adondequiera que vaya. Agradezco mis experiencias pasadas porque sé que forman parte del crecimiento de mi alma. Agradezco la naturaleza entera y respeto a todos los seres vivos. 
Doy gracias por el día de hoy y por todos los mañanas que han de venir. Siento gratitud por la Vida ahora y siempre.

 Fuente: Louise L. Hay