Manifiesta tu Abundancia (Meditación Poderosa)


Empezamos un nuevo año y me permito dejaros está meditación para que os ayude a realizar esos cambios en vuestras vidas que tanto deseais, espero que os sirva de ayuda y aprovecho para desearos que este nuevo 2013 os traiga solo Bendiciones a vuestro corazón.

 

Antiguo Ejercicio Esenio de Purificación y Salud


INTRODUCCIÓN:
Una de las claves del respeto, y por consiguiente de la alegría interna y la iluminación, es aprender a ser agradecido y a dar las gracias con gratitud y con una adecuada comprensión. Ciertamente dirán que algunas veces no hay por qué dar las gracias, y que eso cultiva una actitud inocente, pasiva y débil. En verdad, la gratitud es todo excepto debilidad.
Abre la puerta a una ciencia y conocimiento superiores. Un acto emanado de la gratitud es siempre beneficioso y bello. No saber dar las gracias no significa fortaleza en lo absoluto, sino debilidad. Una persona prisionera de su descontento cae en estados mentales negativos que le roban su fuerza y su energía.
La expresión “gracias” no es una mera frase educada y convencional. Es, por sobre todo, una frase mágica, un encantamiento sagrado, un poderoso mantram trasmitido a todas las personas por los grandes maestros espirituales y sus discípulos más iluminados.
Sí, muchas costumbres de la vida que practicamos en forma inconsciente fueron originalmente instituidas por seres de luz que deseaban ayudar a la humanidad. La expresión “gracias” tiene el poder de abrir la conciencia y despertar a la verdadera riqueza. Aquellos que saben dar las gracias cuando caen en las pruebas, demuestran su valor interno y su conexión con una conciencia superior.
Un agradecimiento tal debe provenir de una clara conciencia y de un perfecto conocimiento de las leyes de la vida. Entonces posee el poder alquímico para transformar las situaciones y los estados mentales. Cuando se dice de la forma correcta, el agradecimiento tiene la virtud de purificar el alma terrenal y las relaciones entre los seres. Dar las gracias a alguien es purificar la atmósfera entre tú y esa otra persona.
Algunas veces incluso puede sanar relaciones kármicas y situaciones difíciles. “Gracias” ejerce un poder liberador; permite el desapego, el abandono (o la aceptación de las cosas), y facilita el perdón. Puede convertirse en una verdadera bendición para uno mismo y para otros; puede ser una muralla de defensa contra las fuerzas de la oscuridad que con frecuencia tratan de interferir en nuestras vidas para perturbar furtivamente, complicarlo o destruirlo todo. Por medio de la gratitud, también se puede crear una firme base –una sobre la cual se pueda construir una vida útil, armoniosa, rica y consciente–, en el aspecto psicológico de la vida. Las virtudes de la gratitud son demasiado numerosas para describirlas; lo más sencillo es conocerlas por experiencia propia, poniendo en práctica la gratitud. Sin duda que necesitaremos una nueva percepción del mundo mucho más espiritual y sutil. Es en el mundo invisible donde el agradecimiento adquiere todas sus dimensiones. Para quienes están conscientes de su espiritualidad y, por tanto, de la parte más sutil de su Ser y de la Vida, agradecer es incrementar la intensidad de la Vida. El descontento estrecha la vida, mientras que la gratitud la expande, la aumenta, incrementa la alegría, y abre las puertas del infinito, del amor.
Aquellos que reciben amor con gratitud lo reciben doblemente, mientras que quienes están descontentos lo pierden. La gratitud es el arte de saborear la vida con agrado; es también una aceptación inteligente y trabajo sobre uno mismo.
Antiguo Ejercicio Esenio de Purificación y Salud.
Párate en medio de la naturaleza viviente, entre el cielo y la tierra. Siente la tierra bajo tus pies; siente como la tierra te carga y te sostiene. Siente el cielo infinito sobre ti; te inspira, te mejora, te eleva. En el cielo, piensa en el origen de tu espíritu y de tu inteligencia, en el origen de tu alma eterna, de la más elevada conciencia universal. En la tierra, piensa en el origen de tu alma terrestre, en tu conciencia individual. Siente en ti la perfecta comunión entre las fuerzas del cielo y de la tierra, del infinito y de lo que está en desarrollo. Ahora, arrodíllate en la tierra, y con tu mano derecha cava un pequeño hoyo en ella. Coloca las dos manos juntas sobre tu pecho (el corazón místico), en señal de oración y de unión interna con el cielo y la tierra dentro de ti. En esta postura sagrada, permite que una hermosa luz, la fuerza, la presencia del cielo, fluya a través de ti: el omnipresente Padre de todos los seres vivientes. Imagina una luz diamantina, transparente como el agua pura. Inclínate con amor sobre la Madre Tierra, y coloca tus manos alrededor del pequeño hoyo. Inclínate sobre él y coloca tu boca entre tus manos. Ofrécele con tus palabras a la tierra el agradecimiento del cielo a la Madre Tierra; ofrécele también el agradecimiento de tu corazón y, a través de ello, del corazón de la humanidad, pronuncia las palabras:
“Madre Tierra, yo te ofrezco mi agradecimiento con todo mi corazón, y a través de él del corazón de todos los hombres y las mujeres. Que todos los seres que llevas en tu seno protejan, nutran y bendigan todo lo que crece tu haces crecer.”
Acuéstate después sobre la tierra y abandónate sobre ella. Que tu cuerpo y tu alma nacidos de ella sean uno con la Madre Tierra y su oculto esplendor. Piensa y di:
“Madre Tierra, elimina todas mis enfermedades y mis faltas según tu voluntad, para que pueda recibir la bendición del espíritu divino y trasmitirla a todos los seres vivientes, según tu voluntad”.
Mientras dejas que la tierra te purifique completamente. Mantente en silencio y en comunión. De nuevo Ponte de rodillas y coloca tus manos frente a la rosa solar del corazón. Piensa en tu espíritu, siente tu alma, y di con tu fuerza vital:
“Con amor y gratitud, te ofrezco mi amoroso agradecimiento lleno de luz. A la Madre Tierra, gracias; al agua de la vida, gracias; al precioso aire, gracias; al fuego sagrado, gracias; a los minerales, gracias; a las plantas, gracias; a los animales, gracias; a la humanidad que camina por el sendero de la evolución, gracias; a todos los ángeles, gracias; a la inteligencia cósmica que creó mi pensamiento, gracias; al océano de amor que creó mi sensibilidad, gracias; a la vida universal que impregnó mi futuro con la semilla de la individualidad, gracias; a todos los seres del mundo, doy las gracias en Él, la única Fuente que unifica a todos los seres en su origen y propósito”.
Cruza los brazos sobre tu pecho, inclina ligeramente tu cabeza, y pronuncia la palabra de cierre:
“Amen”.
Entonces, rellena de nuevo el agujero que cavaste para hablar con la Madre del mundo. Por medio de la práctica de estos ejercicios, que son totalmente compatibles con nuestra vida contemporánea, notarás que recibes una fuerza de balance y armonía que te permite estar más equilibrado y ser tú mismo en la vida. La técnica de la gratitud permite que uno desarrolle una mayor sensibilidad hacia el mundo superior. No es un sentimentalismo poco saludable, sino un despertar que proviene de una mayor lucidez, más fortaleza, más bondad. Nuestra vida es nuestra vida. Somos nosotros quienes tenemos que vivirla, nadie más. Pero es obvio que para vivir la vida de una forma armoniosa, necesitamos fortaleza y lucidez. La técnica de la gratitud nos permite obtener esto, y aún más. Uno generalmente siente temor de la sensibilidad, porque piensa que mientras más sensible sea una persona, más infeliz y enferma estará. Por supuesto que si el agradecimiento no se expresa de la forma correcta puede enfermar, porque las energías no están dirigidas hacia el espíritu del cielo, sino que permanecen inconscientes y en forma demasiado personal. Quien piensa que él o ella es el centro del mundo, cuando da las gracias solamente expresa una frase muerta educada y convencional, para esconder el verdadero ser que él o ella es, por la pura apariencia. El verdadero agradecimiento abre la percepción de la belleza, de la sabiduría, de la grandeza y del amor. Si un ser humano ya no percibe la realidad de mundo superior omnipresente, está perdido. Es solo cuestión de tiempo que la caída sea inevitable. Sólo el cultivar correctamente una mayor sensibilidad pueden llevar a la humanidad hacia una verdadera evolución de luz y armonía, y permitirle superar todas las pruebas y las tentaciones. Una fuente de bienestar y de gran beneficio para la vida es ofrecerse a sí mismo unos momentos de soledad en los que se pueda cultivar la armonía y el bien original en calma y en silencio, y cuando pueda pronunciarse la mágica frase del gran agradecimiento. Luego podemos compartir esto con otros a través de simples actos, de palabras amistosas, de cálidas sonrisas llenas de luz que provienen de un mundo donde lo humano reina. 

LIMPIEZA ENERGIAS CON CUENCOS TIBETANOS


 
Preparacion de la habitacion para retiro y meditacion.

Pondremos 4 varitas o conos de incienso encendidos en cada una de las esquinas de la habitacion. De pie en medio de la habitacion haremos sonar el cuenco en 3 sesiones de 12 veces de la siguiente manera:
1 Encendemos los inciensos, nos situamos en el centro de la habitacion y hacemos sonar el cuenco 12 veces, dejando que el sonido se apague entre un golpe y otro.
2 Nos sentamos en el suelo donde estamos, sostenemos el cuenco en el regazo y esperamos en actitud meditativa a que los inciensos esten a la mitad de su combustion.
3 De nuevo de pie, hacemos sonar el cuenco mediante 12 golpes espaciados y descansamos, sentados en la misma situacion meditativa.
4 Esperamos a que las varillas de incienso esten casi en su final y de nuevo de pie, terminaremos el ritual dando los ultimos 12 golpes igualmente espaciados entre si y esperamos a que los inciensos se hayan consumido por completo.
5 Finalizamos dando las gracias a los 4 elementos y especialmente al elemento fuego y al elemento eter, a traves del cual se expande el sonido.
( En la habitacion estaran representados el fuego por el incienso,el aire por el humo del incienso, la tierra por una planta y el agua por una copa o vaso con agua mineral)
Otra manera de limpiar,potenciar o reforzar la energia de una habitacion es la siguiente:
1 se pondran 4 personas cada una en una esquina de la habitacion.
2 Cada persona tendra un cuenco y lo hara sonar 12 veces de forma ritmica, empezando una de las personas y siguiendo la que este a su derecha hasta completar 12 golpes, dejando entre uno y otro que el sonido se apague.
3 Este ritual se realizara en perfecto silencio y armonia sintiendo como la habitacion va quedando impregnada del sonido de los cuencos. Asi mismo podemos situarpuntas de cuarzo a nuestro alrededor o repartidas por la habitacion, ya que la energia que emiten los cuarzos naturales por su vertice es energeticamente muy elevada por su capacidad de emision constante.

 

MEDITACIÓN EN CORAZONES GEMELOS


Qué es la Meditación en Corazones Gemelos?
La Meditación en Corazones Gemelos se basa en el principio de que algunos de los chakras mayores son puntos de entrada o puertas hacia ciertos niveles u horizontes de consciencia.
Para lograr iluminación o conciencia cósmica, es necesario activar lo suficiente el chakra corona.
Pero esto puede lograrse solo cuando el chakra cardíaco está suficientemente activado.
Corazones Gemelos hace referencia a los chakras cardíaco y coronario. El chakra del corazón es un centro de energía localizado en el centro del pecho.
Es la contraparte energética del corazón físico. El chakra del corazón es el centro de la compasión, la alegría, el afecto, la consideración, la misericordia y otras emociones refinadas.
El chakra del corazón es una réplica, o el gemelo, del chakra corona. Al ver el chakra cardíaco, tiene 12 pétalos, similares a los 12 pétalos que forman el centro interior del chakra corona.
El chakra corona, por otra parte, es el centro de la iluminación, o amor divino, o la unión con todo. Está situado en la parte superior de la cabeza, proveyendo energía al cerebro y las glándulas situadas en la misma.
Cuando el chakra corona está lo suficientemente activado, su centro interno de 12 pétalos florece, abriéndose hacia arriba como una copa dorada, corona dorada, loto dorado o flor dorada, para recibir energía espiritual la cual es distribuida a las demás partes del cuerpo. Cuando el chakra corona se encuentra lo suficientemente activado, se produce un halo alrededor de la cabeza. Durante la meditación, el chakra corona rota tan rápido que parece una llama brillante de luz sobre la cabeza. La Meditación de Corazones Gemelos fue primero introducida en el libro publicado por Master Choa Kok Sui “The Ancient Science and Art of Pranic Healing” (1987).
Como la Meditación de Corazones Gemelos es una poderosa herramienta para traer paz al mundo, Master Choa dio su permiso para la diseminación, reimpresión, copia y reproducción de la Meditación con el apropiado conocimiento.
Qué sucede durante la Meditación en Corazones Gemelos?
Cuando una persona hace la Meditación en Corazones Gemelos, desciende fluyendo energía divina al practicante; llenándolo con Luz Divina, Amor y Poder.
El practicante se convierte en un canal de esta energía Divina. Los aspirantes espirituales que han practicado esta meditación por algún tiempo pueden experimentar ser envueltos por una luz radiante, a veces segadora. En suma, los practicantes pueden experimentar éxtasis divino y gozo, y un sentimiento de unión con toda la creación. Ésta ha sido una experiencia comúnmente alcanzada por yogis avanzados y santos de todas las religiones y puede ser verificada a través de las sagradas escrituras. Esta luz cegadora, brillante, radiante es conocida como Ki del Paraíso en el Yoga Taoísta, o como el pilar de luz en las antiguas tradiciones kabalísticas. Por los yogis indúes y santos, es llamado pilar de luz, Antakharana, o puente espiritual de luz. Los cristianos se refieren a él como el descenso del Espíritu Santo, simbolizado por un pilar de luz con un suave blanco descenso. Este descenso representa el descenso de la energía divina. Éste causa una temporaria expansión de los chakras mayores del practicante y el aura interior. Pero si esta meditación es practicada diariamente durante un año, la expansión puede volverse permanente. Beneficios de la Meditación Cuando una persona practica la meditación en Corazones Gemelos diaria o regularmente, sus chakras mayores y auras se incrementarán en tamaño, haciendo sus cuerpos de energía más dinámicos y fuertes. Con los chakras y el aura interior mayores, pueden volverse sanadores más poderosos y pueden sanar la mayoría de las enfermedades menores muy rápidamente y casi siempre instantáneamente. El tener un cuerpo de energía poderoso y dinámico no sólo incrementa los poderes de sanación sino también incrementa la efectividad y productividad personal en el trabajo. Las personas que tienen personalidades magnéticas o gran carisma usualmente tienen chakras mayores y auras interiores mayores que el común de la gente, y tienden a tener una mayor influencia sobre la mayoría de la gente. Aún más, una persona que medita regularmente se vuelve más intuitiva e inteligente. Cuando se enfrenta a un problema, tendrá la habilidad incrementada para ver claramente a través del problema y encontrar la correcta o adecuada solución. Aquellos que intentan practicar regularmente la Meditación en Corazones Gemelos, sin embargo, pueden practicar autopurificación o construcción del carácter a través de la reflexión diaria por lo que sus características positivas se magnificarán o activarán. La Meditación de Corazones Gemelos es una forma de servicio mundial. Bendiciendo a la Tierra con bondad amorosa, llenarás el mundo con energías espirituale spositivas. Las bendiciones pueden ser dirigidas a organizaciones, países específicos, o grupos de naciones. La potencia de las bendiciones se incrementa muchas muchas veces cuando es realizada por un grupo de personas. Otra forma adecuada de bendecir la Tierra con bondad amorosa es a través de una transmisión radial directa diaria en un momento apropiado con algunos o la mayoría de los escuchas participando en el proceso de la meditación. Al ser practicada por un gran número de personas, la meditación milagrosamente sana toda la Tierra; haciéndola por tanto, más armoniosa y pacífica. El Procedimiento de la Meditación  ATENCIÓN: NO ESTÁN EN CONDICIONES DE PRACTICAR LA MEDITACIÓN EN CORAZONES GEMELOS:
1 aquellos menores de 18 años;
2 aquellos con problemas cardíacos, hipertensión, glaucoma o con   enfermedades severas renales;
3 mujeres embarazadas. El hacer esta meditación puede tener efectos adversos para las personas con alguna de las condiciones precedentes. Las personas en alguna de estas condiciones que insistan en practicar la meditación lo harán bajo su propio riesgo.
1 Ejercicios.
   Limpiar el cuerpo etérico realizando simples ejercicios físicos durante 5 minutos a 10 minutos.      Durante los ejercicios, la materia gris clara, o el prana usado, es expelido del cuerpo etérico.      Los ejercicios físicos también minimizan una posible congestión pránica durante la Meditación ya que se generan una cantidad de energías sutiles en el cuerpo.
2 Invocación por Bendiciones Divinas.
  La invocación es importante para la propia protección, ayuda y guía. Sin la invocación, la práctica de cualquier técnica meditativa avanzada puede ser peligrosa.
3 Activación del Chakra Cardíaco.
Presione el centro de su pecho (en el área del corazón) con su dedo durante algunos segundos. Luego concéntrese en el chakra frontal del corazón y bendiga al mundo entero con bondad amorosa.      La bendición no debe ser hecha mecánicamente. Al bendecir toda la Tierra, visualícela como una pequeña esfera frente a usted, siendo llenada con una suave radiante luz rosada clara. Durante la bendición, visualice a la gente sonriendo y llena de alegría, fe, esperanza y paz.      Visualice a los enemigos reconciliándose, abrazándose y perdonándose mutuamente. Personalmente debes sentir también alegría, júbilo y paz llenándote todo tu cuerpo mientras bendices la Tierra.      No dirija estas bendiciones hacia niños o individuos porque pueden ser sobreenergetizados por la intensa energía generada por esta meditación.
4 Activación del Chakra Corona.
Presione el área superior de su cabeza durante unos pocos segundos.      Luego bendiga el planeta Tierra con bondad amorosa desde el chakra Corona. Siente las mismas energías positivas evocadas en el paso 3.      Visualiza una luz blanca brillante desde tu chakra Corona bendiciendo toda la Tierra.
5  Bendición con ambos chakras Corazón y Corona simultáneamente.
Bendice la Tierra simultáneamente desde ambos chakras con energía dorada. Esto alineará ambos chakras y hará la bendición más potente. Siente las mismas energías positivas que evocaste en los pasos 3 y 4.
6 Alcanzando Iluminación.
Para la iluminación (expansión de la consciencia), visualiza un punto de luz blanca brillante sobre tu cabeza y simultáneamente canta mentalmente el mantra OM (Oo-mmmm–), AUM (Ah-omm–), o Amen (Ah-mennn–). Concéntrate en los intervalos o silencios entre los OMs, AUMs o Amens, mientras mantienes tu concentración en el punto de luz. Haz esto por unos 10 o 15 minutos.      Cuando puedas concentrarte completa y simultáneamente en el punto de luz y en los intervalos entre los AUMs, experimentarás una explosión interior de luz.
7  Liberación del exceso de energía.
  Luego de la meditación es importante liberar el exceso de energía bendiciendo la Tierra a través de tus manos, con luz, bondad amorosa, paz y prosperidad, durante varios minutos hasta que tu cuerpo se ha normalizado.      Continúa bendiciendo si aún te sientes congestionado, de lo contrario el exceso de energía puede causar jaquecas y dolores en el pecho.      El cuerpo físico puede también deteriorarse si hay demasiada energía en el cuerpo etérico.
8  Enraizamiento
esto previene la sensación de “ido” o “voladura” luego de la meditación, se realiza proyectando luz desde las plantas de los pies y la base de la columna hacia la tierra a unos 3 metros de profundidad.      Realiza masajes en cabeza y en general; date golpecitos en riñones e hígado, y realiza una serie de ejercicios físicos.

Información de worldpranichealing.com

 

LA MEDITACIÓN


 

Cuando a través de la meditación nos elevamos a lo que nos une con el Espíritu, aceleramos algo en nosotros que es eterno y no limitado por el nacimiento y la muerte.

Una vez que hemos experimentado esta parte eterna en nosotros, ya no podemos dudar de su existencia.

La meditación es, por lo tanto, la manera de conocer y contemplar lo eterno, indestructible, el centro esencial de nuestro Ser.

Fuente:   RUDOLF STEINER

VIDA ESPIRITUAL SIN RENUNCIAR A LA SOCIEDAD


Un buen ‘meditador’ es aquel que tiene un vínculo mental o unión con el yo interno y el Alma Suprema o Dios, que es la fuente de toda bondad. Esto, junto con una comprensión de las leyes de acción o leyes del karma, que rigen el comportamiento de las almas, significa que no tienes que renunciar o dejar la sociedad con el fin de alcanzar iluminación. Más bien, el alma llena de iluminación espiritual se enfrenta a la sociedad directamente con comprensión y generosidad para servir a los demas y para elevar (mejorar) la misma. El alma se eleva, no por renuncia a las responsabilidades o deberes mundanos, sino renuncia a la negatividad que existe en el papel que desempeñas en la sociedad. Un buen meditador no trata de escapar de las obligaciones sociales (derechos), sino que purifica sus deberes llenando su luz, amor, paz y alegria. La etapa de la auto-conciencia y comunicación-Dios inyecta una riqueza sutil en los patrones de su vida. Hay quienes creen que el elevado estado está más allá de la sociedad y sus funciones. Encontran un lugar tranquilo en la selva o un ashram y contemplar (pensar) más las cosas. Hay otros que están atrapados en las arenas movedizas de sus problemas, y creo que los que salen de la sociedad y asumen un estilo de vida espiritual son santos. Sin embargo, la santidad y la virtud son cualidades alcanzadas en las situaciones de la vida de cada uno, no en huir. El elevado estado no es meramente una cuestión de pensamientos elevados (que se puede experimentar en un sanyas), pero también acciones elevadas, para beneficio de sí mismo y del mundo. Somos lo que hacemos y no tanto lo que nos imaginamos a nosotros mismos.

Fuente: Kishan Jessani

MEDITACIÓN, DESCANSANDO EN EL SER


Image du Blog valerian.centerblog.net

En amplios círculos de trabajo espiritual existe el malentendido, o la información erronea, de que el meditar puede ser ajustado a una técnica.

En realidad, meditación es volver a nuestra propia naturaleza, y lógicamente no hay ninguna técnica que se pueda interponer en el acceso a nuestra mismidad.

Se confunde concentración con meditación. La primera es una habilidad en el uso de la mente, la segunda es la consciencia del hecho presente.

Concentrarse es enfocar nuestra atención sobre un objeto. Es un acto de la consciencia, el cual puede tener diversos beneficios tanto para la mente como para el cuerpo y los sentidos. Cada objeto de concentración elegido, reportará una vibración al organismo, al sistema nervioso, a la memoria. Y tal vibración sembrará unas consecuencias que pueden ser voluntariamente pretendidas. Por ejemplo, concentrarse sobre la llama de una vela, puede fortalecer el órgano de la vista, y a su vez estimular la visión interior, la imaginación y la capacidad de evocar, entre otros muchos beneficios.

Meditar, a diferencia, es establecerse en el sí mismo que es lo mismo que la consciencia fundamental que ordinariamente se dirige hacia los objetos. Es reposar en el sujeto mismo. Meditar, se podría decir, es la consciencia de la consciencia. Es saber dónde está nuestra mente, más allá de que nuestra mente esté aquí o allá (concentrada).

La meditación es el estado natural de nuestro ser, significa reconocer la base de todas nuestras experiencias -que consiste en ser consciente.

Meditar despierta la inteligencia fundamental e innata del ser, la luz del espíritu. La consciencia es el alfa y el omega de todos los fenómenos experimentables, su misma esencia, a donde vuelven una vez se han disuelto y desaparecido, de donde surgieron inefable y misteriosamente. Por eso en Oriente se le ha llamado vacuidad y en Occidente el Yo Soy.

No hay una técnica para estar en meditación, pues no hay una técnica para ser. Meditación es el fundamento de todo cuanto percibimos, el percibir mismo. No se puede entrar en meditación, como no se puede salir de ella ni practicarla. Se puede tan sólo reconocer su pervasividad en este mismo momento, lo cual es ya todo en términos de realización.

El acto formal de meditar significa solamente tomar conciencia de la posibilidad de vivir despiertos y, como niños, aplicarnos a descubrir ese ser despierto que ya somos. Digo como niños porque, si bien no hay técnica, al sentarnos en un lugar apacible, nos retiramos de infinidad de actividades de cuerpo y mente para dedicarnos solamente al sujeto de toda experiencia que somos nosotros mismos. No es que esas actividades o experiencias pudieran en ningún momento ser contradictorias o incompatibles con el hecho de vivir despiertamente, sino que las apartamos para simplificar nuestro encuentro con el ser.

Los árboles no nos dejan ver el bosque: en las experiencias y fenómenos percibidos en los que nos enredamos, sigue estando el ser, el Yo Soy, el sujeto, la vacuidad inefable de la que están formados… sin embargo, llamamos distracción a esa sugestión en la que nos dividimos entre dentro y fuera, una dualidad que es falsa completamente. No hay exterior aparte del interior, sino que ambos son los polos objetivo y subjetivo de la misma consciencia de ser: materia y espíritu, universo y yo.

Sólo existe Eso, como sea que lo llamemos. Y en Eso es en lo que meditamos. En lo que Es.

Inevitablemente, si se aborda rigurosamente, hablar sobre meditación nos lleva a un lenguaje abstracto, y eso que estamos hablando de la realidad, de lo único que es como es! Pues efectivamente, meditar se refiere a la vivencia inclusiva de la realidad tal cual es, sin perdernos en ilusiones conceptuales o apegos emocionales que no son más que fraccionamientos de esa insondable e inmensa realidad.

Para terminar, unos consejos o pautas… aunque, tras quince años dirigiendo seminarios de meditación, sé que poco puede ser dicho… sé que la iniciación más eficaz es la de compartir espíritu con espíritu junto a un ser cuyo silencio sea presencia iluminada.

Siéntate, y sin hacer especial ritual de ello, relaja tu cuerpo erecto y hazte uno con tu respiración… esto es sólo una ayuda para apaciguar las vibraciones de tu cuerpomente, lo que he llamado "los árboles" que normalmente nos fascinan tanto que no vemos "el bosque", es decir, el ser que les da esencia y existencia.

Ya en la postura del loto, o en otra que te permita tener tus sentidos alerta y tranquilos, tan solo dáte cuenta de que estás consciente. Ni siquiera conceptualices "estoy consciente", o "yo soy en todo", aunque sea verdad… La simple presencia en este momento, libre de todo intento elaborador… el volver instante a instante a esa consciencia inmediata que abarca todo cuanto es y se percibe… es meditación, es vivencia sin dualidad.

El momento eres tú y tú el momento, no hay dos ni división. Lo que los sentidos captan es parte de la consciencia pues es en su espacio sin perímetro donde se experimenta. Y la consciencia no tiene ego, pues no tiene centro, ni referencia, ni materia que la defina o reduzca… siendo ella misma lo que abarca todo y la única esencia de cuanto ocurre y pasa.

La consciencia es como el loto, pues emerge en el lodo del cuerpomente, del universo sensorial, pero a su vez no puede ser definida por éste. Así, meditar es volverse lotos espirituales, trascender la danza de creación y destrucción de la materia, en el propio espacio infinito que la comprende y contiene.

Meditar es vivir iluminadamente, no es reductible a una práctica. Ni siquiera es una actitud, sino el volver a la base inmanente de todo, es decir, al Yo Soy, a la virginidad original y definitiva. Por eso, las vivencias -mundanas o sagradas- pueden ser contenidas en el proceso inexplicable del meditar… del ser en el ser. Así llegamos a entender algunas formulaciones de desarrollo personal y transpersonal que consisten en ejercicios de concentración meditativa. De hecho toda práctica y acto humano debería ser meditativo, es decir, iluminado, despierto, libre de engaño.

Meditatividad es verdad. No hay otra verdad que este momento sin división entre sujeto y objeto. No hay otra verdad sino el sin ego. Y sin la corrupción del abismo entre yo y no-yo no cabe la oscuridad ni el dolor… meros fantasmas amparados en la no-consciencia de lo único que es. Sombra es el resultado de no ver, nada que posea propiamente sustancia. La dualidad genera un corte umbrío donde no hay realmente separación, la linea es ficticia. Por eso se ha dicho: ser-consciencia-beatitud. El Yo es la Luz es la Ultima Felicidad.

Para meditar, sé una persona sencilla, descánsa de conceptos, vuélve a tu experiencia inmediata de este momento, víve lo que te viene sin reaccionar automáticamente con apego o con aversión… míra simple y ecuánimemente todo cuanto es, no enfatices la demarcación "dentro/fuera" pues es sólo un pensamiento. Víve. Sé como eres. Dáte la oportunidad de ser un poco más libre cada día, reconociendo tus sentimientos tal como son, y dejando que sea tu inteligencia innata de este momento la que te guíe en cada acto, no las ideas acumuladas en la memoria o los juicios de un pensar prestado.

Para meditar, víve sinceramente, mírate desnudo en el espejo de tu propio ser, ábrete confiadamente a la realidad del universo que te circunda… porque es tu propio hogar.


Fuente:  Devi Clara Llum

Anteriores Entradas antiguas