EL MANTRAM DE LOS SANADORES


Yo Soy Paz

Yo Soy Amor

 Yo Soy Eternidad

 No Soy Sino Una Imagen de
Dios, Perfecta e Íntegra

 Yo Soy Responsable de Su
Jardín

 Yo Soy Co-creador del
Universo

 Nunca Separado

 Siempre Conectado

 Antes de Mi Próximo Paso He
Creado el Firmamento

 Antes de Mi Próximo
Aliento Creo la Atmósfera

 Al Abrir Mis Ojos
Produzco Todo Lo Que Veo

 Mi Rostro es el Reflejo
de Dios

 La Luz De Mis Ojos es el
Resplandor de Creaciones

 Yo Soy una Completa Paz,
Amor y Eternidad

 Yo Soy, Y Siempre He Sido
Eterna

 No Soy Sino Una Imagen de
Dios, Perfecta e Íntegra

 Mi Alma No Sólo Se
Encuentra Dentro, Sino Que a Mi Alrededor y en Todos los Que Me Encuentro

 Yo Soy El Espíritu y la
Esencia de la Tierra

 Yo Soy El Cosmos

 Yo Soy La Imagen de Dios
Finalmente Revelada

 Mira Profundamente Dentro
de Mí y Observate Como Yo te Veo

 Observate Como Yo Mismo
me he Visto

 Una Imagen de Dios

 Perfecta e Íntegra

 Y Yo Señalo Una Sencilla,
Pero Poderosa Verdad

 Dios Vive Aquí…

EL DESAPEGO


Image du Blog cyrilyne.centerblog.net
El desapego implica – ” vivir el momento presente” – vivir en el aquí y en el ahora -. Permitimos que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas. Renunciamos a los remordimientos por el pasado y a los miedos por el futuro. Sacamos el mayor provecho a cada día.

El desapego nos da la libertad de disfrutar de las relaciones o de las cosas que poseemos en la vida.

El desapego también implica aceptar la realidad, los hechos. Requiere fe en nosotros mismos, en Dios, en otras personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo.

Desapegarse a las cosas o relaciones no se trata de ser frío o desinteresado o señal de desamor, más bien es no tener miedo a perder sea lo que sea a lo que estamos apegados.Las recompensas que el desapego nos brinda son muchas: serenidad, una profunda sensación de paz interior, la capacidad de dar y recibir amor de una manera que nos enaltece y nos llena de energía, y la libertad para encontrar soluciones reales a nuestros problemas.

Encontramos la libertad para vivir nuestra propia vida sin sentimientos excesivos de culpa o responsabilidad hacia los demás. En ocasiones el desapego llega a motivar y a liberar a la gente que se encuentra a nuestro alrededor para empezar a solucionar sus problemas.

Amar libremente a tu pareja promueve la entrega de afecto sin opresión. El desapego es sostener nuestra libertad, permitiendo, también, ser libres a quienes amamos. El desapego no es abandono, por el contrario, es un acto de amor incondicional. Quien ama verdaderamente, deja libre al otro.

El desapego se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no nos sirve de nada. Adoptamos una política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas y en vez de ello, de atender a las nuestras.

El desapego a las cosas materiales nos permite disfrutarlas y atraerlas más a nuestras vidas. El desapego no significa abandonar todo, no trabajar más o no desear nada material, no, desapego significa no DEPENDER de nada de lo que poseemos o de ninguna persona con la cual tengamos un vínculo afectivo.Es lograr la autonomía, de ser felices aun sino poseemos o encontramos alguna cosa o una persona en específico. Muchas veces nos centramos y vemos las cosas solo con la mirada calculadora y nos fijamos en las posesiones materiales o personales que tenemos, esto es apego a las cosas materiales. Vivir de esta forma es vivir esclavizado, es vivir con temor.

Aprender en la vida el desapego nos permitirá trascender hacia un plano espiritual más elevado. No es algo fácil y dependerá de cada persona el lograr desatarse y cortar esos lazos que no le permiten crecer.

“Esta ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos renunciar a nuestro apego a ella” Esto no significa que renunciemos a la intención de cumplir nuestro deseo. No renunciamos a la intención ni al deseo; renunciamos al interés por el resultado.

Es grande el poder que se deriva de esto. Tan pronto como renunciamos al interés por el resultado, combinando al mismo tiempo la intención concentrada y el desapego, conseguimos lo que deseamos.

“Podemos conseguir cualquier cosa que deseemos a través del desapego, porque éste se basa en la confianza incuestionable en el poder del verdadero yo”.

Fuente: Deepak Chopra

LA ABUNDANCIA DEL UNIVERSO ES PARA TI…!!!


Image du Blog cyrilyne.centerblog.net
El Universo es próspero y por el hecho de haber nacido en Él y de Él, por el simple hecho de pertenecerle en totalidad, nos merecemos disfrutar de la prosperidad.

Cuando hablamos de prosperidad no nos referimos solo al dinero. Ante todo hacemos referencia al Amor pues Él, lo tiene y lo contiene todo. Él lo ha entendido y elige comportarse y sentirse existir desde ahí, no carece de nada, no le falta ya nada, ni éxito y dinero si es lo que desea. Lo importante es sentir felicidad y así convertirse en un verdadero generador de esta. El amor es todo poderoso y contiene todo aquello que podemos desear soñar y, sin duda mucho más.

La prosperidad es, por ejemplo: tiempo para disfrutar y gozar de lo que hacemos, la comodidad en nuestra vida, la salud, la belleza, las relaciones, y por supuesto al dinero. La prosperidad hace también referencia a un estado de ánimo.

Hay dinero y abundancia de bienes materiales suficientes para todos.Trata de pensar por un momento en el lugar donde te encuentras en este momento: en tu ciudad, en tu país, en tu continente, en el planeta tierra, en nuestra galaxia la Vía Láctea, en nuestro Universo… ¡Somos tan pequeñitos! Trata de imaginarte por un momento la infinita abundancia que existe en Él: en la cantidad de planetas, estrellas, asteroides… que existen, o en la cantidad de gotitas de agua que hay en el mar.El Universo es infinito, es una provisión inagotable ¿Crees que para Él es difícil concedernos una casa bonita, un coche seguro, un buen sueldo… abundancia de bienes materiales?

Nuestra Vida, es decir, la totalidad de las posibilidades (capacidades) a nuestra disposición, está más que dispuesta a materializar nuestros deseos de prosperidad y a ofrecérnosla. El carburante de la propia Vida es la felicidad, y por ello, siempre está dispuesta a hacer lo necesario para que seamos sus generadores, sus creadores. Ella se convierte en lo que nosotros sentimos y experimentamos.

La dificultad se haya en que no siempre aceptamos esta realidad y por consecuencia su abundancia. En algún rinconcito creemos no merecerla; nos creemos indignos de aquello que en realidad hemos venido a vivenciar, igual que nos creemos indignos de la Esencia que lo ha Creado Todo.

Hemos crecido con una o varias de estas creencias. Las hemos interiorizado como nuestras: no hay suficiente para todos, los ricos son todos unos ladrones, hay que ahorrar por si luego no hubiese o se acabase, el dinero se acaba, se gasta, tener mucho es “pecado”, hay que trabajar muy duro para vivir…

Tomemos como ejemplo la última de estas creencias: hay que trabajar muy duro para vivir. Está grabada en el interior de casi todos nosotros. Hay personas que aunque atraen con mucha facilidad la abundancia a sus vidas se sienten culpables. No creen haber trabajado lo suficiente o haberse esforzado bastante. No se lo merecen. De este modo aunque atraen fácilmente grandes cantidades de dinero se deshacen rápidamente de él: lo pierden, lo gastan inútilmente, les surgen imprevistos… otros, por el contrario, pasan muchas horas trabajando para darse la sensación de merecer su sueldo.

¿Cuántas horas al día les quedan para disfrutar de ellos mismos?

¡Aceptemos la abundancia y la prosperidad en nuestras vidas!

¡Atrevámonos a ser felices!

¡Me merezco todo lo bueno, me libero de las limitaciones y creencias impuestas por la sociedad y por mi pasado. Soy libre y disfruto de la totalidad de las posibilidades!

Aquí os dejamos unos pasos que pueden ayudaros a aceptar esta abundancia de vida:

■Alégrate de la prosperidad ajena, criticar la forma en que otros administran sus ingresos equivale a decirle al Universo: a mi no me gusta gastar ni tener mucho.

 

■Elimina los límites a tus ingresos, no te limites a unos ingresos fijos. Nunca sabes de donde puede provenir una fuente nueva de ingresos.

  

■Identifica en ti las falsas creencias que causan tus carencias. La mayoría de nosotros hemos crecido con estas creencias.

  

■Agradece lo que ya tienes, aunque no te guste del todo y desees algo mejor.

 

■Aprende a recibir, agradece de corazón lo que los demás te ofrecen, los piropos…

■Permítete aceptar la abundancia en tu Vida

■Deja marchar lo viejo, dejando así espacio para acoger lo nuevo.


Interioriza está creencia: “El Universo satisface, con creces, todas mis necesidades”

Fuente: Anne Astilleros

TODO ESTÁ DENTRO DE MÍ


Image du Blog valerian.centerblog.net

El amor es lo divino.
La bondad es lo divino.
La vida es lo divino.
La existencia es lo divino.
La consciencia es lo divino.
La manifestación es lo divino.
La nada es lo divino.

Hubiera podido no haber nada.
Hubiera sido lo normal.
La existencia es lo inesperado.
La vida es lo inesperado.
La nada no produce nada.
La materia no es el origen de la materia.
Este algo tiene un origen inconcebible.
El poder que da origen a la materia,
a la existencia, a la vida,
a la consciencia, a la bondad, al amor.
Este poder impensable, inexplicable, es lo divino.

Lo divino no está dentro ni fuera.
Está dentro y fuera a la vez.

El ser soñado pregunta: ¿quién me ha creado?
Y el ser soñante responde: Yo soy.

El soñador está fuera y dentro del ser soñado.
El ser soñante trasciende el sueño,
pero el ser soñante es inmanente en el sueño.

El personaje “yo” en el sueño, soy yo.
Los demás personajes, también son yo.
Pero yo trasciendo a todos ellos, no me tocan,
estoy libre, más allá de ellos.

El mundo en el sueño esta hecho de mí, es también yo.

La ignorancia hace decir: “estoy en el mundo”.
Sin embargo, el sabio dice: “el mundo está en mí”.

El mundo está dentro de mí,
como yo estoy en cada forma del mundo.
Yo soy el soñador, el anima universal -animadora.
Yo soy el Brahman, trascendente, y el Param-atman inmanente.

Todos los yoes son yo, el yo, mis infinitas identidades.
La identidad se manifiesta por identificación.
La raíz de la identificación es el deseo.

Este es el origen de la multiplicidad manifiesta,

“Yo soy esto”, “yo soy aquí”, “yo soy ahora”.
Yo creo forma, espacio y tiempo.
Yo pongo límites virtuales a mi infinitud.
Yo produzco el mundo, pensándolo, imaginándolo.
Yo sueño.

¿A dónde va mi mundo soñado, al despertar?
Vuelve a lo inmanifestado de mi espíritu.

Yo soy el yo soy.
Mi espíritu es infinito, puro, independiente.
Es el poder que produce esto, aquí, ahora.
Todo esto: que está hecho de mí, que depende de mí.

Todo esto: que es evanescente, irreal como un sueño.
Lo que pasa, lo que viene y va, nunca llega a ser.
Nada de esto es real.

Yo soy quien concede apariencia de realidad a mis ensueños.

Dioses, titanes, hombres y bestias: todos son del sueño.
Los cielos a donde el alma presencia y goza de Dios: sueño.

Todos los yoes son el yo, son yo:
yo soy -solamente.

Y ni siquiera digo ‘yo soy’ cuando despierto: sin “otro”.

El maestro que me indica el camino y la verdad:
soy yo, en mi propio sueño, queriendo despertarme.

Lo malo y lo bueno, el mundo, el maestro, Dios: yo soy.
Todo solamente mi sueño.

Las doctrinas religiosas, correctas o equivocadas,
produciendo maravillas, prodigios, milagros, virtudes y realizaciones…
todas se deben al inagotable poder de mi imaginación.
Las leyes de la ciencia, en continua cualificación,
obedecen solamente a mi mente elucubrante, sin otro soporte.

La materia misma y todos los fenómenos naturales,
no residen sino en mi conciencia, como mera proyección.

No hay nada tras lo que parece, no hay más en lo desconocido.
Sólo está lo que parece, como la superficie cambiante
del infinito profundo incualificado, todo poder, que yo soy.

El poder no se debe a nada.
Por ser poder es libre, autónomo, incondicionado.

Infinito y sin otro.

Todo está dentro de mí.

Fuente: Devi Clara Llum

DISCULPA, TU VIDA TE ESTÁ ESPERANDO


Image du Blog valerian.centerblog.net

Cuatro pasos para empezar:

 

Así que digámoslo de nuevo: cuanto más pensamos en algo, incluso con poca emoción, más grande y poderoso se vuelve en nuestra vida, sin importar si se trata de lo que queremos o de la falta de eso mismo.

 

Si decretamos: "Quiero una salud perfecta" y pensamos emocionalmente en la salud perfecta todo el tiempo, la tendremos en el acto, o vamos en camino hacia ella. Pero si decimos: "No quiero enfermarme" y pensamos emocionalmente en la enfermedad con suficiente frecuencia, estaremos optando por la mala salud porque nuestro enfoque está en la enfermedad.

 

Si pensamos con frecuencia que deseamos una casa nueva y logramos "sentirnos" dentro de ella, ya estamos en camino. Pero si pensamos constantemente: "No quiero seguir viviendo más en este lugar", nos quedaremos en él algún tiempo más.

 

Si pensamos emocionalmente en algo lo suficiente, ya sea en lo que deseamos o en lo que no deseamos, llegará a nuestro mundo, nos guste o no.

 

Lo que viene hacia nosotros no está asociado con lo que estamos haciendo físicamente, con lo valioso que somos, con lo bueno que somos o con cuál pudiera ser nuestro destino. ¡Tiene que ver solamente con la forma en que vibramos! Lo que significa sentir. Lo que significa atraer. ¡Punto!

 

Así que aquí hay algo que papá y mamá no nos dijeron nunca, porque no lo sabían. Aquí está lo que todo libro sobre pensamiento positivo o sobre motivación han estado promocionando con espíritu romántico, aunque ninguno había llegado al meollo del asunto, porque honestamente tampoco sabían cómo hacerlo.

 

He aquí los cuatro pasos para la creación premeditada, los cuatro pasos que te garantizan -y esa es la palabra correcta: garantizan- traer a tu vida aquello que tanto deseas y mucho más. La garantía es que se trata de una ley universal, los principios básicos de los que ha surgido toda la creación. Si lo deseas, serán tuyos.

 

Paso 1. Identifica lo que NO quieres.

Paso 2. A partir de ahí, identifica lo que SÍ quieres.

Paso 3. Adéntrate en el sentimiento de lo que quieres.

Paso 4. Espera, escucha, y deja que suceda.

 

He aquí. Eso es todo. A medida que te adentres en esta nueva e importante aventura; las cosas empezarán a cambiar mágicamente en todas las áreas de tu vida. Las preocupaciones, inquietudes, dudas y temores dejarán de ser una pequeña y constante molestia cotidiana, para convertirse, en unas cuantas semanas, en un fenómeno raro en tu vida, y tú lo podrás constatar y sentir día tras día.

 

Tu salud mejorará notablemente. Tu cuenta de banco aumentará. En tus relaciones ocurrirá lo que tú quieras. Se cerrarán tus ventas. Te darán el ascenso que tanto ansías. La vida se volverá un placer cotidiano. Y todo eso será real. Podrás ver que todo marcha sobre ruedas y entonces sabrás, en verdad, que la única persona que maneja el timón en la nave de tu vida eres tú, y que eso es absolutamente real… ¡sólo tú!

 

Fuente: Lynn Grabhorn

Siguiente Entradas recientes