LA ENVIDIA


La envidia es un fenómeno psicológico muy común que hace sufrir enormemente a muchas personas, tanto a los propios envidiosos como a sus víctimas. Puede ser explícita y transparente, o formar parte de la psicodinámica de algunos síntomas neuróticos. En cualquier caso, la envidia es un sentimiento de frustración insoportable ante algún bien de otra persona, a la que por ello se desea inconscientemente dañar. ¿Por qué? El envidioso es un insatisfecho (ya sea por inmadurez, represión, frustración, etc.) que, a menudo, no sabe que lo es. Por ello siente consciente o inconscientemente mucho rencor contra las personas que poseen algo (belleza, dinero, sexo, éxito, poder, libertad, amor, personalidad, experiencia, felicidad, etc.) que él también desea pero no puede o no quiere desarrollar. Así, en vez de aceptar sus carencias o percatarse de sus deseos y facultades y darles curso, el envidioso odia y desearía destruir a toda persona que, como un espejo, le recuerda su privación. La envidia es, en otras palabras, la rabia vengadora del impotente que, en vez de luchar por sus anhelos, prefiere eliminar la competencia. Por eso la envidia es una defensa típica de las personas más débiles, acomplejadas o fracasadas. Dicho sentimiento forma parte también de ese rasgo humano, el narcisismo, desde el que el sujeto experimenta un ansia infatigable de destacar, ser el centro de atención, ganar, quedar por encima, ser el “más” y el “mejor” en toda circunstancia. Debido a ello, muchas personas se sienten continuamente amenazadas y angustiadas por los éxitos, la vida y la felicidad de los demás, y viven en perpetua competencia contra todo el mundo, atormentadas sin descanso por la envidia. No es ya sólo que los demás tengan cosas que ellas desean: ¡es que las desean precisamente porque los demás las tienen! Es decir, para no sentirse menos o “quedarse atrás”. Este sufrimiento condiciona su personalidad, su estilo de vida y su felicidad. No hay que confundir la envidia con los celos, que son sentimientos muy distintos. La envidia nace de las carencias del sujeto, que quiere destruir al objeto-espejo. Los celos, en cambio, nacen del miedo a perder el afecto de la persona amada, a la que se quiere conservar. No obstante, ambos sentimientos pueden ir juntos. Por ejemplo, cuando una persona ataca a su pareja infiel y al (o la) amante de ésta diciendo que lo hace por “celos”, a menudo una gran parte de su rabia procede también de su envidia inconsciente, ya que el despechado/a deseaba secretamente ser infiel sin atreverse a ello, mientras que sus engañadores se le adelantaron. Por eso ahora se siente herido/a y humillado/a en su orgullo. En suma, cuanto más débil, insatisfecha o narcisista es una persona, tanto más envidiará a la gente que posea lo que a ella le falta. La envidia sólo se cura concienciando y resolviendo las propias carencias y facultades, a través de un proceso de crecimiento emocional. La persona madura no envidia a nadie.  

 

ENVIDIAR ES COMPARAR


Envidiar es comparar.

Y hemos sido enseñados a comparar,

 hemos sido condicionados para comparar,

siempre comparar.

 Alguien tiene una mejor casa,

 alguien tiene un mejor cuerpo,

 alguien tiene más dinero,

 alguien tiene una personalidad
carismática.

 Comparar, sigue comparándote a ti mismo

 con todos los que pasan y la envidia
aparecerá;

es el acondicionamiento de la comparación
por el producto.

 Por otra parte, si dejas de comparar,

la envidia desaparece,

entonces tu simplemente,

sabes que tú eres tú y nadie más y no
existe la necesidad.

 Es bueno que no te compares con los
árboles, si no,

vas a sentir mucha envidia-

¿por qué no fuiste verde?

 ¿Y por qué Dios es duro contigo y no con
las flores?

 Es mejor que tú no te compares con los
pájaros, los ríos,

las montañas porque sufrirás.

 Sólo te comparas con seres humanos,

porque has sido condicionado para
compararte con otros seres humanos;

no te comparas con pavos reales o loros.

 Ahí si que estarías celoso cada vez más:

estarías tan celoso que simplemente no
podrías vivir.

La comparación es una actitud muy tonta,

pues cada persona es única e
incomparable.

 Una vez que comprendes eso,

la envidia desaparece.

 Cada ser es único,  incomparable.

Tú eres sólo tú: nadie ha sido jamás como
tú,

y nadie jamás lo será.

 Y no necesitas ser como otro.

Dios sólo crea originales; no crea
copias.

 Tú conoces tu interior y así conoces a
los demás;

exteriormente, eso genera envidia.

 Ellos te conocen exteriormente y saben
cuál es su propio

interior eso genera envidia.

 Nadie más conoce tu interior.

 Entonces tú sabes que no eres nada, que
no vales nada.

 Y los otros, afuera, se ven sonrientes.

 Sus miradas pueden ser falsas,

pero, ¿cómo sabes que son falsas?

 Quizá sus corazones están muy sonrientes.

 Sabes que tu sonrisa es falsa

porque tu corazón no sonríe del todo,

talvez está llorando y sollozando.

 Tú conoces tu interior y sólo tú lo
conoces,

nadie más.

 Y conoces el exterior de todo el mundo

y en el exterior la gente lo hace bonito.

 El exterior son sólo piezas de un
espectáculo y es decepcionante.

 Sólo mira dentro de tu valija y
encontrarás

muchas cosas artificiales y  falsas

 ¿para qué?

 ¿por qué no puedes ser natural y
espontáneo?

 Por los celos.

 El celoso vive en un infierno.

 Elimina la comparación y los celos
desaparecerán,

la maldad desaparecerá, la falsedad
desaparecerá.

 Pero sólo los puedes eliminar si empiezas
a hacer

crecer tus tesoros internos;

no hay otra forma.

 Madura, conviértete en un individuo más y
más auténtico.

 Ámate y respétate de la forma que Dios te
hizo e inmediatamente

las puertas del cielo se abrirán para ti.

Fuente:  
RedConsciencia

 

INCUBAR UN SUEÑO


Vamos a abordar un tema sobre el que me
preguntan con asiduidad y del que se puede extraer mucha información que,
debidamente interpretada, nos dará claves para la toma de decisiones en la vida
cotidiana. La incubación de un sueño era una práctica muy común en la
antigüedad para atraer hacia los humanos la ayuda de los dioses en la solución
de sus problemas. Incluía todo un rito de purificación en el templo de la
deidad correspondiente y, tras dormir allí, el demandante esperaba recibir un
sueño que le proporcionara la solución de su problema. Hoy dia no necesitamos
dormir en un templo, pero si recrear unos sencillos pasos que nos darán acceso
a la respuesta de nuestra alma.

 Lo más importante respecto a una
incubación es la intención con la que la hacemos. Hemos de tener la total
certeza que obtendremos la respuesta adecuada a lo que preguntamos, y que
además la tomaremos en cuenta por ser la más acertada. Es como cuando vamos a
un restaurante y pedimos la cena, ¿tenemos alguna duda de que vamos a ser
servidos? Pues de la misma manera el universo nos sirve todo el “alimento”
que necesitamos en forma de información simbólica.

 Una incubación puede tener también
respuesta en forma de señales en la vida diaria, una conversación casual que
oímos sin querer, la letra de canción que se repite en nuestra mente una y otra
vez, un cartel de la carretera, una escena de una película con la que nos
sentimos especialmente unidos, la contestación de un hijo. Parece magia pero no
lo es, es tan sólo energía en movimiento. Tener en la mente una pregunta es la
mejor manera de provocar en el universo el despertar de una serie de
acontecimientos que nos llevará a hallar la tan ansiada respuesta a nuestras
preguntas. Es lo que Jung llamó sincronicidad. El quid de la cuestión es ¿cómo
saber que es una contestación a mi pregunta y no imaginaciones mías? La respuesta
está en la reacción emocional. Si cuando lees esa frase, una amiga te dice una
opinión, oyes esa canción o miras la escena de una película te emocionas, algo
se te mueve en el interior, es una respuesta para ti. Conectar con el
sentimiento y la intuición es mucho más certero que la explicación de la mente
racional. De hecho, estamos entrenados a ahogar la intuición por toneladas de
discurso racional que impide el aprovechamiento de nuestra sabiduría interna y
profunda que proviene del Ser.

 Cuando hacemos una pregunta a nuestra
alma para que la conteste a través del sueño, estamos llamando a la parte de
nosotros que es capaz de acceder tanto a nuestro inconsciente más profundo,
como al inconsciente colectivo de la humanidad. El plano material tiene limitaciones
que otros planos no poseen. En consciente (exceptuando los entrenados en vivir
en el SER y no en el ego) nuestras limitaciones no nos dejan ver la realidad,
la verdad de personas y situaciones, pues las vemos a través de los filtros o
patrones de conducta del ego. Afortunadamente cada noche el SER tiene la
oportunidad de darnos información y asesoramiento en el viaje que el alma
emprendió un día hacia él. JJ Benítez escribió una vez que “Los sueños son
la ventana que Dios, conmovido, olvidó cerrar”, y gracias a eso, el Ser
pacientemente espera a que una día descubramos el inmenso tesoro de que
disponemos. Repite una y otra vez su mensaje y nunca se cansa de intentarlo,
aún cuando los humanos una y otra vez ignoramos sus enseñanzas. Eso si que es
amor incondicional!

 Si yo quiero saber si una determinada
persona que ha aparecido en mi vida es buena para mi, sólo tengo que
visualizarla antes de dormir y hacer una pregunta reiterada, en positivo e
insistentemente hasta quedar dormida. En ese momento, nuestra mente
inconsciente entra en acción y accede sin trabas a la información que yo
necesito para tomar mis decisiones. En ese nivel, puedo sintonizar directamente
con esa persona y resolver en otros planos de conciencia lo que en el físico no
puedo acceder de momento. El sueño nos hablará de su patrón de conducta que
resuena con el nuestro y, consecuentemente, podremos decidir si lo deseamos
perpetuar en nuestra vida o no. No olvidemos que tanto en los sueños como en la
vida real, las personas que tenemos alrededor son proyecciones nuestras, partes
de nosotros con los que interactuamos y pueden reflejar tendencias destructivas
o constructivas . Nuestro trabajo en la interpretación es analizar las
tendencias de esos patrones y decidir si los queremos alimentar o no.

 En el caso del trabajo, una cosa es la
creencia del ego en sus limitaciones y otra la misión que cada alma ha venido a
realizar. Conectados con el ego tendemos a desvalorizarnos y en consecuencia
elegimos de forma inconsciente vivir situaciones que en realidad no deseamos, y
en consecuencia trabajos que no nos producen satisfacción. Conectados al Ser,
éste tiende a enfrentarnos con dificultades, a que superemos nuestros propios
límites, y en consecuencia a crear una realidad de gozo y alegría.

 Lo más efectivo es visualizarnos por la
noche trabajando en algo que nos motiva, nos encanta, nos sentimos útiles y
llenos de luz, al tiempo que haces la pregunta de ¿cuál sería ese trabajo ideal
que me haría sentir así de bien? O ¿cuál es la misión que mi alma ha venido a
desarrollar en esta vida? No hace falta visualizar algo muy en concreto, sino
recrear el sentimiento que queremos experimentar en esa labor. Es muy posible
que las primeras contestaciones a una incubación de este tipo, el sueño nos enfrente
con una grabación de limitación que esté activa en nuestra mente y que se opone
al objetivo del alma. Por ejemplo, alguien que tras incubar su misión sueña que
su jefe actual le está atacando y le despide, algo que haría en su vida de
vigilia. Lo que cree la soñante es que los jefes son agresivos, y ellos no son
otra cosa que la representación de su propio jefe interno que lo es. Ella a si
misma se trata a patadas y como consecuencia atrae a su vida un jefe que actúa
con ella igual. El asunto es mucho más profundo que eso, porque tanto la
soñante como su jefe en la vida de vigilia están proyectando entre si un patrón
de agresor-víctima. Como lo que vivenciamos en la vida material es la
representación de lo que hay dentro de nuestra mente, si nos creemos víctimas
atraeremos agresores, y en el tema que nos ocupa, seguiremos atrayendo trabajos
con los que nos sentimos mal. El sueño nos daría la pista de que lo primero es
cambiar en la mente la idea de que el trabajo es un suplicio, por el de que el
trabajo es algo que me llena de alegría y energía. Si logramos reprogramar
correctamente la nueva creencia, la siguiente vez que incubemos la misma
cuestión, el sueño se aproximará mucho más al objetivo, y nuevos personajes más
sabios nos guiarán hacia un futuro laboral más acorde con nuestros objetivos.

 Feliz incubación!

Fuente:  Beatriz F. del Castillo

Autora de “La clave está en tus
sueños”,  Ed. Edaf.  2006

 

MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS


 

“CUANDO UN HOMBRE PLANTA ARBOLES A CUYA SOMBRA SABE QUE NUNCA HABRA DE SENTARSE, HA COMENZADO A ENTENDER EL SENTIDO DE LA VIDA”.

 La diferencia entre vivir desde el alma y vivir sólo desde el ego radica en tres cosas: la habilidad de percibir y aprender nuevas maneras, la tenacidad de atravesar senderos turbulentos y la paciencia de aprender el amor profundo con el tiempo.

Sería un error pensar que se necesita ser un héroe endurecido para lograrlo. No es así. Se necesita un corazón que esté dispuesto a morir y nacer y morir y nacer una y otra vez. 

 Ser nosotros mismos nos causa ser exilados por muchos otros. Sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exilarnos de nosotros mismos.

 Independientemente de las afiliaciones o influencias colectivas, nuestro reto a favor del alma salvaje y de nuestro espíritu creativo es no fusionarnos con colectividad alguna, sino distinguirnos de quienes nos rodean, construyendo puentes para regresar a ellos según elijamos.

 No podemos controlar quién nos trae al mundo. No podemos influir en la fluidez con que nos educan. No podemos obligar a la cultura a volverse instantáneamente hospitalaria. Pero las buenas noticias son que, aún después de ser heridos, aún en un estado feral, aún incluso en un estado hasta el momento de captura, podemos recuperar nuestras vidas.

 Si permanecemos sólo como sobrevivientes sin avanzar hacia el florecimiento, nos limitamos y cortamos la energía hacia nosotros y nuestro poder en el mundo a menos de la mitad. Uno puede sentirse tan orgulloso de ser sobreviviente que se convierte en un peligro para cualquier desarrollo creativo posterior. A veces las personas temen avanzar más allá del status de sobreviviente, por ser exactamente eso —un status, una marca de distinción, un logro de “¡Maldita sea! ¡Apuesta lo que quieras! ¡Más vale que lo creas!”

Una vez que la amenaza ha pasado, existe una trampa potencial en usar nombres asumidos durante la época más terrible de nuestras vidas. Crea una postura mental que es potencialmente limitante.

 Ser fuerte no significa hacer brotar músculos y flexión. Significa encontrarse con lo numinoso de uno sin huir, viviendo activamente con la naturaleza salvaje de una manera propia. Significa ser capaz de aprender, ser capaz de sostener lo que sabemos. Significa sostenerse y vivir.

 Quienes no encuentran deleite en aprender, quienes no pueden sentirse atraídos por nuevas ideas o experiencias, no podrán desarrollarse más allá del punto en el camino donde descansan ahora. Si hay una sola fuerza que alimente la raíz del dolor, es el rehusarse a aprender más allá del momento presente.

 En nuestra vida, aún cuando un episodio resulte en una caída fuerte o una quemadura seria, siempre hay otro episodio esperándonos, y luego otro. Siempre hay más oportunidades de hacerlo bien, de labrar nuestra vida del modo en que merecemos tenerla. No pierdas tu tiempo odiando un fracaso. El fracaso es mejor maestro que el éxito. Escucha, aprende, sigue adelante.

 La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez está en el fondo. En ese sentido, tocar fondo, aunque extremadamente doloroso, es también el terreno de siembra.

 Se nos ha enseñado que a la muerte siempre le sigue más muerte. Simplemente no es así. La muerte siempre está en proceso de incubar nueva vida, aún cuando nuestra existencia haya sido cortada hasta los huesos.

 Para la mayoría de las mujeres, dejar morir no va en contra de su naturaleza, tan sólo en contra de su entrenamiento.

 Como en el sueño, la naturaleza de Vida/Muerte/Vida en su forma más salvaje es tan simple como una graciosa exhalación (final) e inhalación (principio). La única confianza requerida es saber que cuando hay un final habrá otro comienzo.

 Si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no podremos equivocarnos.

 Para poder ver la dirección correcta, debemos ser capaces de ver las equivocadas.

 Adicción es cualquier cosa que reduce la vida mientras la hace “parecer” mejor.

 Por lo general cada miedo tiene tres partes: una parte es un residuo del pasado (siendo esto a menudo una fuente de vergüenza), otra parte es una carencia de certidumbre en el presente, y otra parte es miedo a un resultado deficiente o a consecuencias negativas en el futuro.

 Hay muy pocas cosas correctas/incorrectas o buenas/malas en este mundo. Existe, sin embargo, lo útil y lo no útil. También hay cosas que a veces son destructivas, así como cosas productivas.

 Es peor quedarse donde uno no pertenece en absoluto, que vagar perdido por un tiempo y buscar el parentesco psíquico y espiritual que uno requiere. Nunca es un error buscar lo que uno requiere. Nunca.

 Cuando estás conectado con el yo instintivo, siempre tienes por lo menos cuatro opciones: las dos opuestas, la opción de en medio, y “contemplándolo mejor…”

 ¿Con qué alimenta uno a la intuición para que esté consistentemente nutrida y que responda a nuestras peticiones de escudriñar el ambiente? Uno la alimenta de vida —uno la alimenta de vida mediante escucharla.

 Aunque el exilio no es algo que se desee por diversión, hay una ganancia inesperada en él: son muchos los regalos del exilio. Saca la debilidad a golpes, hace desaparecer los plañidos, habilita la percepción interna aguda, acrecienta la intuición, otorga el poder de la observación penetrante y una perspectiva que “el de adentro” nunca podría lograr.

 El trabajo profundo se parece mucho a la excitación sexual. Comienza de cero, se acelera en altiplanos, se vuelve sostenido e intenso. Si los altiplanos son interrumpidos de golpe (imagina un ruido fuerte e inesperado), deberás comenzar todo de nuevo.

 Uno de los asuntos menos discutidos de la individuación es que conforme arrojas luz en la oscuridad de tu psique tan intensamente como puedas, las sombras, donde no hay luz, se vuelven aún más oscuras. Así, al iluminar una parte de la psique, resulta una oscuridad más profunda con la cual luchar. Esta oscuridad no debe ignorarse. La clave, las preguntas, no pueden esconderse ni olvidarse. Deben ser postuladas. Deben ser respondidas.

 ¿Puede un aspecto negativo de la psique ser reducido a cenizas con ser observado y observado? Sí, en efecto. Mantener el asunto en constante conciencia puede causar que se deshidrate.

 …tomar un poquito de aquí y ponerlo allá. La transformación no es más complicada que eso.

 Estar ligado a nuestra intuición promueve una dependencia confiable en ella, sin importar lo que suceda. Cambia la actitud guía de la mujer, de “lo que será, será” a “déjame ver todo lo que hay que ver”.

 La naturaleza instintiva tiene la milagrosa habilidad de sobrevivir a todo beneficio positivo, a toda consecuencia negativa, manteniendo con todo una relación con el yo y con otro.

Para amar el placer se requiere de muy poco. Para amar verdaderamente se requiere de un héroe que pueda manejar su propio miedo.

Con miedo o no, es un acto del más profundo amor permitirse a uno mismo ser movido por el alma salvaje de otro. En un mundo donde los humanos tienen tanto miedo a “perder”, hay demasiados muros que nos protegen de disolvernos en lo numinoso de otra alma humana.

 Muchas veces he escuchado a un hombre decir que tiene una “buena mujer” enamorada de él y él de ella, pero que simplemente no puede “soltarse” lo suficiente para ver lo que realmente siente por ella. El punto crítico para tal persona es cuando se permite a sí mismo amar “aún cuando”… Aún cuando tenga punzadas, aún cuando se sienta nervioso, aún cuando haya sido herido antes, aún cuando sienta miedo a lo desconocido.

A veces no hay palabras para alentar la valentía. A veces debes simplemente saltar. En algún punto de la vida de un hombre debe haber un momento en el que confíe que el amor lo conduzca, un momento en el que sienta más miedo a quedar atrapado en algún lecho seco de río en la psique, que estar afuera en un territorio exuberante pero inexplorado. Cuando una vida es demasiado controlada, cada vez habrá menos vida que controlar.

 Si es amor lo que estamos haciendo, aún cuando nos sentimos aprehensivos o asustados estamos dispuestos a tocar lo no hermoso [y también lo todavía no hermoso] en el otro y en nosotros mismos.

¿Qué es lo no hermoso? Nuestra hambre secreta de ser amados es lo no hermoso. Nuestro desuso y mal uso del amor es lo no hermoso. Nuestra falta de lealtad y devoción es poco amorosa, nuestro estado de separación del alma es feo, nuestras verrugas psicológicas, nuestras insuficiencias, malos entendidos y fantasías infantiles son lo no hermoso. Por añadidura, la naturaleza de Vida/Muerte/Vida que da a luz, destruye, incuba y vuelve a dar a luz, es considerada no hermosa por nuestras culturas.

 De alguna manera y en algún lugar dentro de las delicadas capas del ser que es creado cuando dos personas se aman, hay tanto un corazón como un aliento. Mientras un lado del corazón se vacía, el otro se llena. Cuando un aliento termina, otro comienza.

 El amor en su forma más plena es una serie de muertes y renacimientos. Soltamos una fase, un aspecto del amor, y entramos en otra fase. La pasión muere y es traída de regreso. El dolor es ahuyentado y resurge en otro momento. Amar significa abrazar y al mismo tiempo soportar muchos, muchos finales y muchos, muchos comienzos —todo en la misma relación.

 Cuando un hombre entrega todo su corazón, se convierte en una fuerza sorprendente —se convierte en inspiratriz, un papel que en el pasado estaba reservado sólo para las mujeres. Cuando la Mujer Esqueleto (la naturaleza de Vida/Muerte/Vida) duerme con él, el hombre se vuelve fértil, dotado de poderes femeninos en una atmósfera masculina. Lleva consigo la semilla de vida nueva y de las muertes necesarias. Inspira nuevos trabajos en sí mismo, pero también en quienes le rodean.

 Si pudiéramos darnos cuenta de que el trabajo es seguir haciendo el trabajo, seríamos mucho más feroces y estaríamos mucho más en paz.

 

 FUENTE:  Clarissa Pinkola Estés, Analista Junguiana

 

QUE IMPORTANTE ES SABER LO QUE ES INTELIGENCIA EMOCIONAL HOY EN DÍA… De Daniel Goleman


La inteligencia emocional, según Goleman  “es la capacidad para reconocer sentimientos en si mismo y en otros, siendo hábil para gerenciarlos al trabajar con otros”. 

 El término “inteligencia emocional” se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones. Describe aptitudes complementarias, pero distintas de la inteligencia académica, las habilidades puramente cognitivas medidas por el CI. Muchas personas de gran preparación intelectual, pero faltas de inteligencia emocional, terminan trabajando a las órdenes de personas que tienen un CI menor, pero mayor inteligencia emocional. 

 Las emociones aportan importantes implicaciones en las relaciones sociales, sin dejar de contribuir a otros aspectos de la vida. Cada individuo tiene la necesidad de establecer prioridades, de mirar positivamente hacia el futuro y reparar los sentimientos negativos antes de que nos hagan caer en la ansiedad y la depresión. En el ámbito de la psicología admite la consideración de inteligencia porque es cuantificable: constituye un aspecto mensurable de la capacidad individual para llevar a cabo razonamiento abstracto y adaptación al entorno; la inteligencia emocional se pone de manifiesto cuando operamos con información emocional. 

 La inteligencia emocional es, por tanto, un conjunto de talentos o capacidades organizadas en cuatro dominios: 

 *capacidad para percibir las emociones de forma precisa. 

*capacidad de aplicar las emociones para facilitar el pensamiento y el razonamiento. 

*capacidad para comprender las propias emociones y las de los demás. 

*capacidad para controlar las propias emociones. 

 Las últimas investigaciones han aportado pruebas convincentes de la inseparabilidad esencial de la emoción y el razonamiento: sin sentimientos, las decisiones que tomamos pueden no ser las que más nos convienen, aunque hayan sido tomadas por lógica. Cualquier noción que establezcamos separando el pensamiento y los sentimientos no es necesariamente más adaptativa y puede, en algunos casos, conducir a consecuencias desastrosas. 

 La Ira o Rabia, la cual abarca tres etapas. 

*Desconfianza ante el medio que rodea la persona. 

*Sentimiento de molestia o rabia como tal. 

*La conducta expresiva como gritar, agredir, romper o tirar objetos. 

 La Depresión, es decir, la tristeza acompañada de una visión negativa de si mismo, el mundo que lo rodea y su futuro, esta afecta cualquier proceso de recuperación de cualquier otra enfermedad. 

 La Ansiedad, que consiste en una preocupación constante y excesiva por los acontecimientos en nuestra vida diaria. 

 La Represión o Negación, es donde la persona no expresa o no toma conciencia de que existe algo que le causa molestia o dolor emocional, siendo grave para nuestra salud integral. 

 Para controlar de mejor forma las emociones, tanto positivas como negativas las cuales forman parte de nuestra vida, y que es normal que las sintamos, ya que sin ellas aquellos Grandes Cerebros no contarían en la historia, ni tampoco los Retención, Recepción, Análisis, Emisión y controlen funciones de nuestro cuerpo en forma íntegra, de la misma forma La Inteligencia Emocional en el Trabajo, Competencias, Habilidades Técnicas y Cognoscitivas son indispensables en nuestro crecimiento personal, familiar y empresarial, para llenarnos de conocimientos y aprender a manejarnos en ciertas y determinadas circunstancias aplicando y practicando pensamientos y sentimientos saludables como estos: 

 *Sonríe: Este cambio en los músculos faciales produce una serie de cambios bioquímicos que cambian nuestra emoción y favorece la salud.

 *Re-enfoca el problema: Trata de encontrarle lo positivo a lo que sucede, recuerda que las situaciones difíciles son una gran oportunidad para aprender y que has experimentado situaciones conflictivas en el pasado y pudiste seguir adelante. 

 *Practica Ejercicio:Como mínimo 20 minutos contínuos al día. 

*Expresa tus Sentimientos: Sean molestia o dolor conversando con la persona involucrada (con personas amigas o de confianza) o escríbele una carta donde desahogues tus emociones. 

 *Gerencia con Vitalidad: Como abriendo un camino en busca de la salud integral del profesional competitivo y satisfecho.